dog-5449489_1920

Originario de climas fríos y hostiles que contrastan con su carácter cálido y divertido. El samoyedo es también conocido como el perro de la sonrisa.

A diferencia de otros nórdicos, a éste le gusta llamar la atención, y adopta a su amo con de

PARA EMPEZAR…

Clasificación general: Razas de perros Grande  

Peso:

Peso Máximo: 32,5 kg

Peso Mínimo: 17 kg

Clasificación según FCI: Grupo 5

HistoriaAspectoCuidados específicos

Llevan el nombre de una antigua tribu aborigen de estirpe mongol, que se asentó por alrededores del 100 a.c. en la lejana Siberia. Lo que los convierten, en una de las razas más antiguas de la especie.

Parte de su fama, nace luego de que uno de estos ejemplares integró la expedición de Amundsen que llegó al Polo Sur. Pero ya en 1890, supo conocer latitudes más cálidas con su llegada a Londres y más tarde al resto de Europa, convirti´ndolo en una estrella su despanpanante manto blanco y su permanente sonrisa.

Comportamiento.

Del grupo de los nórdicos, suele decirse que mucho les cuesta dejar su independencia de lado. Motivo que los hace actuar muchas veces como uno no espera. De todos modos, el samoyedo, se destaca entre sus compañeros de familia por mostrarse mucho más flexible y predispuesto para tareas de entrenamiento. Los largos años que lleva junto al hombre acompañándolo con su trabajo, lo hace un gran colaborador.

ASPECTO GENERAL
El Samoyedo, es en esencia un perro de trabajo, pero debe presentar un cuadro de belleza, vigilancia y fortaleza, con agilidad, dignidad y gracia. Como su trabajo radicó en climas fríos, su pelo debe ser grueso y resistente a la intemperie, muy acicalado y de buena calidad más bien que cantidad. El macho debe llevar más gola que la hembra. No debe ser de espinazo largo, ya que un espinazo débil lo haría prácticamente inútil para su trabajo legítimo. Al mismo tiempo, un cuerpo de lomo corto lo colocaría en gran desventaja como perro de tiro. Los criadores deben aspirar a un término medio afortunado, un cuerpo largo pero musculoso, que permita libertad; con un pecho profundo y costillas bien curvas, cuello fuerte, frente recta y en especial lomos fuertes. Los machos deben ser de aspecto y modales masculinos, pero sin agresividad injustificada; las perras, femeninas, pero sin debilidad de estructura o dulzura de temperamento aparente. Las perras pueden ser algo más largas de espinazo que los perros. Deben ofrecer un aspecto capaz de una gran resistencia y libre de ordinariez. Debido a la profundidad requerida del pecho, las patas deben ser moderadamente largas. Debe rechazarse un perro de patas muy cortas. Los cuartos traseros deben ser, en particular; muy resistentes; las articulaciones de las rodillas, bien dobladas, y debe penalizarse con severidad cualquier indicio de rodillas defectuosas o de corvejones de vaca. El aspecto general debe indicar equilibrio y buena sustancia.

Constitución. La constitución muestra un equilibrio con el esqueleto. El hueso es más pesado de lo que pudiera esperarse de un perro de su tamaño, pero no tan macizo como para impedir la velocidad y la agilidad deseables en un Samoyedo. En todas las conformaciones el hueso debe estar en proporción con el tamaño del cuerpo. El animal nunca deberá ser tan obeso como para parecer ordinario ni tan liviano como para parecer inquieto. El peso debe estar en proporción a la altura.

Altura. Machos 57 cm (+/- 3 cm) y hembras 53 cm (+/- 3 cm) hasta la cruz. Un perro Samoyedo con exceso o defecto de tamaño ha de penalizarse de acuerdo con el grado de la desviacion.

Pelo. Textura y Condición. El Samoyedo es un perro con doble pelo. El cuerpo debe estar bien cubierto de una capa inferior de lana blanda, corta, gruesa, pegada, con pelo más largo y áspero que crece a través de ella para formar la capa exterior, la cual se mantiene derecha desde el cuerpo y debe estar libre de rizos. El pelo debe formar una gola en torno al cuello y de los brazuelos, enmarcando la cabeza (más en los machos que en las hembras). La calidad del pelo debe ser resistente a la intemperie y se considerará más que a la cantidad. El pelo caído es indeseable. Debe relucir con un brillo de plata. De costumbre, la hembra no tiene el pelo tan largo como la mayoría de los machos y es de textura más blanda.

Color. El Samoyedo debe ser blanco puro, blanco y biscuit o totalmente crema. Cualquier otro color es descalificable.

DISPOSICION. Inteligente, noble, leal, adaptable, despierto, lleno de acción, ansioso de servir y agradar, cordial pero moderado, no receloso ni asustadizo, no demasiado agresivo. Se penalizará con dureza la agresividad no provocada.

DESCALIFICACIONES. Cualquier color de manto que no sea blanco puro, color crema, color galleta o biscuit o color blanco y crema. Ojos azules o de diferente color. Los machos deben tener los testículos aparentemente normales y completamente descendidos en el escroto.

MOVIMIENTO. Paso o modo de andar. El Samoyedo debe trotar, no andar al paso. Debe moverse con una zancada rápida, ágil y bien sincronizada. El paso debe ser libre, equilibrado y vigoroso, con buen alcance en los cuartos delanteros y buena fuerza impulsora en los cuartos traseros. Al trote debe haber una fuerte acción impulsora trasera. Moviéndose a paso lento o al trote no habrá una sola vía, pero a medida que aumenta la velocidad las patas forman de manera gradual un ángulo hacia adentro hasta que las almohadillas, por último, caen sobre una línea directamente debajo del centro longitudinal del cuerpo. Cuando los marcos de las almohadillas convergen, las patas delanteras y las traseras deben moverse derechas para viajar, sin que las articulaciones de las rodillas se giren hacia adentro o hacia afuera. El espinazo debe permanecer fuerte, firme y horizontal. Un modo de andar violento o afectado debe penalizarse.

Extremo posterior. Los muslos superiores deben estar bien formados. Las articulaciones de las rodillas, bien dobladas, más o menos a 45 grados con respecto al suelo. Los corvejones deben estar bien proporcionados, bien definidos y colocados a más o menos 30 por 100 de la altura de la cadera.
Las patas traseras deben ser paralelas cuando se contemplan desde detrás en una postura natural; fuertes, bien formados, no girados ni hacia adentro ni hacia afuera. Las articulaciones rectas de las rodillas son censurables. La doble articulación o los corvejones de vaca constituyen un defecto. Los corvejones de vaca solo deben determinarse si el perro ha tenido lo oportunidad de moverse de manera convincente.

Extremo anterior. Las patas deben ser paralelas y rectas hasta las cuartillas. Estas deben ser fuertes, robustas, pero flexibles, con algo de elasticidad para el asentamiento correcto del pie. Debido a la profundidad del pecho, las patas deben ser de longitud moderada. La longitud de la pata desde el suelo hasta el codo debe ser más o menos de 55 por 100 de lo altura total hasta la cruz; un perro con patas muy cortas debe rechazarse. Los brazuelos deben ser largos e inclinados, con un declive de 45 grados y estar colocados con firmeza. Los brazuelos o los codos salientes deben penalizarse. La separación de la cruz debe ser de 2 a 3 centímetros, aproximadamente.

Pies. Grandes, largos y chatos, pies de liebre, algo abiertos, pero no desplegados; dedos arqueados, almohadillas gruesas y duras, con crecimiento protector de pelo entre los dedos. En una posición natural, los pies no deben torcerse hacia adentro ni hacia afuera, pero pueden hacerlo hacia adentro ligeramente al tirar. Girados hacia afuera, los dedos de pichón, los pies redondos o de gato, o extendidos, son defectos que deben ser completamente penalizados. Los plumeros en los pies no son demasiado esenciales, pero son más profusos en las hembras que en los machos.

CABEZA
Morfología. Cráneo en forma de cuña, ancho, sin llegar a ser de cabeza redonda ni de manzana, debe formar un triángulo equilátero sobre las líneas entre la base interior de los orejas y el punto central del ángulo cráneo nasal.

Hocico. De longitud y ancho medianos; debe adelgazarse hacia la nariz y estar en proporción con el tamaño del perro y el ancho del cráneo. El hocico ha de tener profundidad. Angulo craneonasal no demasiado pronunciado, pero, sin embargo, bien definido. Labios: de preferencia deben ser negros y algo en curva hacia arriba en los ángulos de la boca, produciendo la sonrisa del Samoyedo. Las líneas de los labios no deben tener la apariencia de ser gruesas ni deben caer los belfos de manera predominante en los ángulos de la boca.

Orejas. Fuertes y gruesas, erectas, triangulares y algo redondeadas en las puntas; no deben ser grandes o en punta, ni deben ser pequeñas (orejas de oso). Deben ajustarse al tamaño de la cabeza y al del perro; deben estar colocadas muy separadas, pero dentro del límite del borde exterior de la cabeza. Deben ser movibles y estar bien cubiertas de pelo en el interior; y pelo abundante y separado delante de las orejas. La longitud de la oreja medirá lo mismo que la distancia que hay desde la base interior de la oreja hasta el ángulo exterior del ojo.

Ojos.
Oscuros y preferentemente negros. Deben estar colocados muy separados y profundos; en forma de almendra con el párpado inferior sesgado hacia un punto imaginario que se aproxima a la base de las orejas. Los bordes del ojo deben ser oscuros, preferentemente negros. Los ojos redondos o salientes se penalizan. Los ojos azules descalifican.

Trufa. Preferentemente negra, pero no se penaliza la nariz de color castaño oscuro o carne. Algunas veces el color de la trufa cambia con la edad y la intemperie.

Mandíbulas y dientes. Dientes fuertes, bien colocados, superpuestos muy de cerca, con mordisco en tijera. Deben penalizarse los incisivos inferiores superpuestos con separación cuando la boca está cerrada, o viceversa.

EXPRESION
La expresión (conocida como expresión de Samoyedo) es muy importante y está indicada por la vivacidad de los ojos, la animocidad y viveza de la cara cuando está alerta o ensimismado en algo. La expresión está constituida por una combinación de los ojos, las orejas y la boca. Las orejas deben estar erectas cuando el perro está alerta; la boca debe curvarse ligeramente hacia arriba en los ángulos para formar la sonrisa del Samoyedo.

TORSO
Cuello. Fuerte, musculoso, llevado erecto con altivez, colocado sobre los brazuelos inclinados, para llevar la cabeza con dignidad cuando está atento. El cuello debe fundirse en los brazuelos formando un gracioso arco.

Pecho. Profundo, con costillas bien curvadas hacia afuera desde la espina y aplanadas en los lados para permitir el movimiento correcto de los brazuelos y libertad en las patas delanteras. El pecho no debe tener forma de barril. La profundidad perfecta se aproxima al extremo de los codos y la parte más profunda debe estar detrás de las patas delanteras cerca de la novena costilla. El espacio para el corazón y los pulmones está asegurado más por la profundidad del cuerpo que por la anchura.

Lomo y espinazo. La cruz constituye la parte más alta del espinazo. Lomos fuertes y arqueados. El espinazo debe ser recto hasta el lomo, de longitud mediana, muy musculoso y no largo ni de corto acoplamiento. El perro debe ser casi cuadrado, siendo la longitud un 5 por 100 más que la altura. A las hembras se les autoriza ser algo más largas que los machos. El vientre debe estar bien formado y ser de músculos bien apretados. Con la parte de atrás del tórax, debe ascender en una curva agradable (cintura pequeña). El anca debe ser amplia, con un declive moderado, y tiene que continuar en forma imperceptible hasta el nacimiento de la cola.

Cola. Moderadamente larga. El extremo del hueso debe descanzar más o menos en el corvejón cuando está bajo. Debe estar cubierta con profusión de pelo largo y llevada hacia adelante, puede dejarla caer cuando se halla en reposo.
No debe estar colocada alta ni baja y debe ser móvil y suelta, no ajustada sobre el espinazo. Un doble gancho es un defecto.

Es un animal acostumbrado al aire libre, poco se adapta a lugares cerrados o departamentos. Para paliar su encierro requiere de varios paseos diarios o actividades que representen un gasto de energía.

Con respecto a su alimentación, si realmente el animal hace diariamente estos mencionados consumos de energía, va a necesitar una dieta con un balanceado seco de alta gama.

Su salud es de destacar, y la raza no carga con males genéticos de importancia.

Su pelaje exige un cepillado periódico, consta de dos capas, una interior, muy lanosa y densa y otra exterior más fina y larga.

Deja un Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies