Home / Artículos / El otoño y nuestras mascotas

El otoño y nuestras mascotas

En este período del año es necesario tomar ciertas precauciones para evitar que nuestras mascotas enfermen.

Hace ya unas semanas que hemos entrado en el otoño. Estación del año en la que los días se acortan y comenzamos a sentir más deseos de permanecer en casa debido a que las horas de luz son más escasas y la temperatura comienza a descender.
Es importante que al comenzar esta nueva etapa del año, y así como la haces contigo, tomes una serie de precauciones para evitar que tu mascota se enferme o decaiga debido a alguno de los efectos que puede traer acarreando esta nueva temporada.
El factor que más influye en el estado general de nuestras mascotas es la luz, o, mejor dicho, los niveles de ella a los que se llama fotoperíodos; las alteraciones que se dan en ellos en las diferentes estaciones del año, son las que producen cambios en la vida de nuestras mascotas, tales como el celo, la muda o la hibernación. De acuerdo a la mascota con la que compartas tu vida tendrás que estar preparado para uno u otro de estos cambios y deberás tener en cuenta una serie de recomendaciones para ayudar a que tu amiguito no los sufra de manera negativa.

Algunas precauciones

La Leishmaniosis es una enfermedad que se transmite a las mascotas  a través de una clase de mosquitos que son sumamente frecuentes en la época estival. La misma requiere de una prueba en el otoño a fin de ser detectada. A pesar de que hayamos usado repelentes u otros métodos similares para combatirla durante el verano es importante que en el mes de septiembre hagamos ese análisis de sangre, ya que, se trata de una enfermedad peligrosa contra la que es necesario actuar con rapidez.

Durante este período también es necesario realizar un control integral de la salud de nuestra mascota. Puede ser muy util que la vacunemos contra los procesos catarrales; debemos tener en cuenta que, si bien los perros no suelen enfermarse como nosotros de gripe o resfriados, pueden padecer afecciones en el sistema respiratorio que se manifiestan a través de irritación, inflamación o tos. Éstas suelen ser generalmente pasajeras pero, si no son tratadas a tiempo pueden desembocar en una traqueobronquitis infecciosa, también llamada "tos de las perreras", la cual puede producir fiebre e infección bacteriana.

 
La muda y la luz artificial

Otro de los cambios que se dan en este mes es la muda, una consecuencia derivada de la reducción de luz natural que se da dos veces al año al comienzo del otoño y la primavera. Es importante que en este proceso prestes especial atención al cepillado de tu mascota a fin de remover el pelo muerto de su cuerpo evitando que éste se acumule. Este cuidado es muy importante sobre todo en los animales de pelo largo.

Para que tu mascota goce de buena salud y el cambio de estación no le afecte de manera negativa es muy importante que tengas en cuenta estos consejos; de este modo podrás disfrutar de un otoño placentero junto a tu amiguita.

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »