Noticias

Zoo de animales rescatados

Responsable del centro ha iniciado programa de reintroducción de especies a su hábitat.

Rudy es un puma andino que nació en Arequipa. A los tres meses llegó a Lima, luego de que fuera rescatado de las manos de unos campesinos que habían matado a su madre. El amante de los animales que lo salvó tuvo que pagar para que no corriera la misma suerte.

Ahora, tres años después, vive en el zoológico El Buen Pastor, que ha sido acondicionado en las lomas del cerro adyacente al colegio del mismo nombre, en Los Olivos, y que actualmente alberga a 139 animales de diversas especies, casi todos provenientes del tráfico ilegal.
Zorros, boas, monos, pingüinos de Humboldt, taricayas, chosnas y cernícalos, entre otros, han encontrado su refugio en este zoológico de empinadas escaleras que terminan en la cima de un cerro, desde donde se puede ver gran parte de Lima.

Cada uno tiene una historia, como Rudy. En su mayoría, han sido rescatados antes de ser vendidos en el mercado ilegal. Otros fueron llevados por sus dueños tras darse cuenta de que su singular mascota, traída desde la selva, no podía vivir más dentro de casa.

EL REGRESO. Hasta una historia de amor de una pareja de aves nació en medio de las rocas. "Ellos son inseparables desde el día en que se conocieron", nos dice la veterinaria Milagros Ramos Munar, responsable del zoológico. Su dedicación y entusiasmo para que estas ‘mascotas’ vivan en las mejores condiciones han logrado que varias regresen a su hábitat.

Desde hace dos años, 15 animales han sido trasladados al Centro de Rescate y Reintroducción Ikama Perú, en Moyobamba. Pareciera que se trata de un pequeño número, pero lo real es que no todos pueden ser llevados nuevamente a la selva.

"En Perú hay pocos centros de reintroducción y solo para algunas especies. Por ejemplo, Rudy jamás podrá regresar a la selva pues no hay un lugar para él", explica Milagros.

Además, los animales que han permanecido mucho tiempo en la ciudad ya no pueden volver a la selva debido a que han adquirido virus y bacterias que no existen en su hábitat natural. "Llevarlos podría causar la extinción de una especie", dice la veterinaria. Por eso son trasladados a estos centros, donde viven en semicautiverio, con algunas limitaciones para desplazarse por la selva, pero lejos del paisaje citadino al que nunca debieron llegar.

"Lo importante es no sacarlos de su hábitat -nos recuerda Milagros-. Es en la misma selva donde tenemos que convencer a la gente de que no los cace para venderlos. Y en las ciudades debemos entender que los animales silvestres no son mascotas y que jamás vivirán felices entre nosotros".

 

Fuente www.peru21.com 

About the author

desarrollo

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies