Noticias

Uso de anticonceptivos

Las soluciones orales también sirven para controlar la agresividad u otros problemas de conducta.

Al igual que los humanos, las mascotas pueden utilizar esporádicamente y para diversas finalidades los anticonceptivos, cuyas presentaciones son orales e inyectables.

Pero su utilización para evitar, sobre todo, la preñez debe ser recomendada y dosificada por el veterinario del animal, mas, no por sus propietarios, indican tres especialistas consultados.

La función principal del anticonceptivo, que es a base de la hormona progesterona y suprime la secreción de estrógenos para impedir la ovulación y por ende la fecundación, explica la veterinaria Briza Cubillos. “También controlan la hemorragia vaginal. Las perras no sangran como lo hacen cuando están en celo”, dice.

Si las mascotas copulan durante el celo, el anticonceptivo, que es aplicado un mes antes, evita que se una el óvulo con el esperma.

Sin embargo, su efectividad no es ciento por ciento segura, detalla el veterinario Boris Ortiz. “Hay el 10% de probabilidad de fecundación, tanto en gatas como en perras. Por esta razón se debe tener más cuidado en las tres semanas que dura el celo. Adicional se les pone su toalla sanitaria y su calzón para que el perro no las monte”.

Ortiz aclara que antes de darles anticonceptivos a las mascotas, los dueños deben planificar con responsabilidad su reproducción sexual.

Si no desea crías, la mejor alternativa es ligarlas; pero si las quiere, hay que llevar un control con su ciclo lunar, que para la perra es cada seis meses, mientras que para la gata, cada dos o tres meses; aunque estas últimas no tienen un periodo regular, dice Ortiz.

Con él coincide su colega Patricia Miranda, quien alerta de secuelas graves como tumores mamarios, cáncer en el útero, piómetra (acumulación de pus en el útero) y atrofia en los órganos sexuales, en caso de que el animal no haya culminado su ciclo de madurez.

“Es muy peligroso utilizarlos por tiempos prolongados que vayan más allá de los dos años consecutivos. Siempre se hace una pausa para que puedan eliminar los restos de las hormonas que quedan en su organismo”, dice Miranda.

También, agrega Cubillos, se produce una aplasia de médula espinal (baja producción de células de la médula ósea) por la mala automedicación o ingesta consecutiva.

En otros casos, expresa, los propietarios acuden al médico para que le inyecten el anticonceptivo cuando la hembra ha sido montada. “Aquí no funciona, por el contrario; si la montaron quedó preñada, no hay nada que hacer. Si la inyectan, lo único que van a provocar es un retardo en su alumbramiento un mes más, causando severos daños a la cría”, anota.

La solución en gotas también se utiliza en los machos, dice Ortiz, para controlar desórdenes en las conductas, como agresividad o hipersexualidad.

 

Fuente www.eluniverso.com 

About the author

desarrollo

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies