Noticias

Un desollador de toros, agredido por un grupo defensor de los animales

Un desollador de toros jubilado que aguardaba dormitando en el camión a que los encierros del madrileño pueblo de Morata de Tajuña terminaran, fue agredido por  varias personas activistas del denominado 'Comando SAM' para la liberación animal, con el fatídico resultado para el anciano de catorce puntos de sutura en la mejilla y ocho dientes menos.Según explicó en declaraciones el agredido, Cecilio Pajares, todo ocurrió alrededo

Un desollador de toros jubilado que aguardaba dormitando en el camión a que los encierros del madrileño pueblo de Morata de Tajuña terminaran, fue agredido por  varias personas activistas del denominado 'Comando SAM' para la liberación animal, con el fatídico resultado para el anciano de catorce puntos de sutura en la mejilla y ocho dientes menos.

Según explicó en declaraciones el agredido, Cecilio Pajares, todo ocurrió alrededor de las 00.30 horas de la madrugada del pasado sábado al domingo. "Los dos matarifes y mi hijo –que ha heredado la empresa cárnica de su padre– se fueron a la plaza a ver el encierro y yo me quedé en el camión dando una cabezada; estaba tumbado con la cabeza en la ventanilla del conductor cuando tiraron un adoquín que pesaría un kilo y pico, rompió el cristal de la puerta, me dio en la cara, rebotó y abolló la puerta del acompañante", relató.

En ese momento, Cecilio, con 40 años a sus espaldas de desollador y harto de mancharse de la sangre de los cientos de astados que ha abierto en canal, se quedó perplejo y sin saber cómo reaccionar. "Salí sangrando como un cochino, en el suelo del camión quedaron toda la sangre y los dientes, y yo estaba solo", indicó.

Así se quedó, fuera del furgón frigorífico, sin saber qué hacer, hasta que por fin llegó su hijo del encierro y tras llamar a la policía lo acercaron al centro de salud más próximo. Más tarde, una vez que regresaron a recoger el vehículo, se percataron de que había una nota intrigante en la que junto a una fotografía de un desollador se podía leer 'Vas a sufrirlo en tus carnes…' y la firma del 'Comando SAM'.

'Cárnicas Pajares'
Hasta el momento no se ha podido dar con el agresor o agresores presuntamente pertenecientes a este grupo radical de defensa de los animales, pero Cecilio sigue sin explicarse qué fue lo que les movió a elegirle a él como objetivo de sus ataques.

"Nosotros no hacemos nada a los animales, en mi oficio no se mata al toro, lo matan los toreros o si es una capea la Guardia Civil, ellos luego lo llevan con un tractor pala al matadero, donde nosotros les quitamos la piel, la cabeza, las asaduras, las tripas, los hacemos cuatro trozos y echamos la carne al camión, ese es el delito que tenemos nosotros, pero no maltratamos a los animales ni a nadie, nos los traen muertos al matadero", dijo.

Sin embargo, el furgón frigorífico en el que está grabado el nombre de la empresa familiar, 'Cárnicas Pajares', le delató como el posible desollador en funciones de la fiesta taurina que se estaba celebrando en la plaza de toros de Morata de Tajuña. Mientras la policía continúa con las pesquisas,  Cecilio se recupera de sus heridas con la sombra de lo que le podía haber pasado si ese bloque de hormigón que le lanzaron hubiera ido unos centímetros más arriba. "Yo pensaba que me habían matado, porque si en vez de darme donde me dio me da un dedo más arriba, me quedo muerto en el acto, porque era un adoquín de hormigón", concluyó.

About the author

desarrollo

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies