Tipos de alimentos para perros

Las dietas caseras son mejores que las comerciales Vamos a intentar explicar este error en dos partes: Una dieta comercial (para perro, para gato, para persona,…), si cumple con todos los requisitos (equilibrada, palatable,…) para una determinada especie animal o para un tipo de animal en concreto, no tiene por qué ser peor que una dieta casera hecha con el mayor mimo. El cariño (en la mayoría de los casos mal entendido) que un propietario pone en la elaboraci&

Las dietas caseras son mejores que las comerciales

Vamos a intentar explicar este error en dos partes:

Una dieta comercial (para perro, para gato, para persona,…), si cumple con todos los requisitos para una determinada especie animal o para un tipo de animal en concreto, no tiene por qué ser peor que una dieta casera hecha con el mayor mimo. El cariño (en la mayoría de los casos mal entendido) que un propietario pone en la elaboración de una dieta casera para su mascota, no mejora ni empeora la calidad final del alimento; la calidad final depende de otros factores menos sentimentales: correcta elección de los ingredientes según la especie animal a alimentar, calidad de los mismos, equilibrio de los nutrientes, etc.

Las dietas comerciales, en definitiva, son mejores porque llevan lo que tienen que llevar. Están diseñadas por expertos que tienen muy claro, tras largos años de estudio, lo que necesitan nuestros mejores amigos para estar sanos y bien alimentados.

Debemos evitar los pensamientos humanos para los temas relacionados con nuestros animales de compañía.

El segundo punto a tratar es el error de considerar natural lo que nosotros compramos en el mercado y cocinamos en nuestra casa, y artificial todo lo demás.

Los alimentos de perros no son artificiales, son tan naturales o más que la mayoría de los alimentos caseros. En la elaboración de estos alimentos para mascotas intervienen básicamente los mismos ingredientes que nosotros podemos utilizar en nuestras cocinas.

Dejemos de pensar en la supuesta artificialidad de los alimentos comerciales y en la excelente naturalidad de la alimentación casera. El primero en agradecerles este cambio de mentalidad será su animal de compañía.

Los alimentos comerciales llevan ingredientes de dudosa calidad

En la actualidad, la práctica totalidad de los alimentos para mascotas guardan unas correctas proporciones en sus ingredientes. Vamos, que es muy difícil que un alimento para perros que se vende en un establecimiento público pueda causar problemas. Pero como siempre, como cualquier producto que compremos, existen mejores y peores calidades.

Estas calidades están directamente influenciadas por:

  • Sus ingredientes.
  • Las proporciones de los mismos.

En lo referente a los ingredientes, el tema es muy simple: deben contener los nutrientes esenciales: proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales. En el caso del perro, las proteínas tienen una gran importancia por sus orígenes carnívoros. Las proteínas serán el nutriente de mayor presencia en la dieta; una proteína que deberá ser de la mejor calidad y del mayor valor biológico posible (fácilmente asimilable, digestible, con los aminoácidos necesarios, etc). Para facilitar el tema en la elección de un alimento de calidad para perros, podemos asegurar que actualmente los alimentos de mayor precio están justificados por una mayor calidad de sus ingredientes: piensen en la compra de los filetes en el mercado: si quieren calidad, hay que pagarla.

Las proporciones en las que se deben encontrar dichos ingredientes varían según el tipo de dieta utilizada, por lo que sería imposible desglosar todos los posibles listados. Lo que sí debemos tener muy presente es que en el alimento comprado debe aparecer una relación de los ingredientes, en la cual figurará en primer lugar el ingrediente de mayor presencia, y en último lugar el que aparece en menor cantidad.

Es suficiente que coman una vez al día

En primer lugar, y pensando en la cantidad, debemos administrar a nuestro perro la cantidad diaria necesaria según su edad y actividad. ¿Qué queremos decir con esto? Pongamos un ejemplo: Julián tiene un caniche cuyo tamaño y actividad diaria hacen pensar, por los datos del fabricante y la recomendación del veterinario, que debe consumir unos 180g-200g de alimento seco de alta calidad al día. El caniche de Julián puede comerse los 200g de una vez si es su costumbre y si es un animal adulto (en cachorros tiene que ser dividido en 3 veces); pero el perro de Julián también puede comerse los 200g en dos veces (100g + 100g), lo que le vendría mejor para asimilar el alimento.

Lo importante es:

  • Que nos aconseje un profesional sobre el tipo de alimento que debemos de darle a nuestro compañero dependiendo de la edad, raza, actividad y época del año en la que nos encontremos.
  • Aportar la cantidad necesaria diaria según edad, peso y actividad, tras la consulta de las tablas del fabricante y la recomendación del profesional.
  • Acostumbrar bien al animal a comer a las mismas horas y de una forma constante, nada de que el perro picote y se sirva a su gusto, es mas aconsejable enseñar al perro a comer seguido su ración sea dada de una dos o tres veces eso es indiferente.

Según los últimos estudios sobre nutrición canina, parece más adecuado repartir la toma del alimento en varias veces. Con ello conseguimos un mayor aprovechamiento y menores riesgos (gastritis, dilataciones de estómago, etc).

No es malo darle premios o picotear.

Si los premios se utilizan de forma adecuada, sin excesos, no son malos. Pero la realidad es muy distinta: se comienza dando un trocito del filete, una pizquita de jamón de York, …. en muchos casos se acaba dando como dieta básica estos alimentos.

Los premios y recompensas (caseros o comerciales) deberían estar en una proporción máxima del 5-10% del alimento diario. ¿Quién mide esto? El dueño.
En una ocasión se realizó una clarificadora prueba: dijeron a una serie de propietarios que metieran en una bolsa la misma cantidad de premio que daban a su perro a lo largo del día. Los resultados confirmaron la sospecha: pizquita a pizquita no es otra pizquita, sino una gran montañita. En la mayoría de los casos los premios diarios superaban con creces el 10% límite, y lo sobrepasaban con creces. Con esta forma de actuar podemos causar importantes problemas (a medio-largo plazo) en el organismo de nuestro mejor amigo.

En definitiva, no le prives de sus recompensas pero evita los excesos.

Es necesario darle calcio y vitaminas aparte de su alimentación

Aquí debemos ser muy claros: si un animal consume cualquiera de los alimentos comerciales (de calidad) para mascotas que existen en el mercado, es prácticamente imposible que, si está sano, necesite un aporte extra de vitaminas y / o minerales.

Con esto queremos decir que nos olvidemos de las vitaminas y del calcio, siempre y cu
ando nuestro perro coma un alimento comercial adecuado para su edad y actividad, y no haya sido recomendado por el veterinario por algún motivo: alergias, exceso de ejercicio, etc.

Si come un alimento de más baja calidad, como los alimentos para perros que sirven para cualquier edad y condición, o una alimentación casera, sería lógico pensar que nuestro mejor amigo necesitaría un aporte extra de vitaminas y minerales en crecimiento, preñez y lactación.

Lo más sencillo es alimentarlos con un alimento comercial de calidad específico para su edad, estado y actividad; con esta elección nos podemos olvidar toda la vida de los complementos vitamínicos y minerales.

Cuando están malos, lo mejor es arroz cocido

Las dietas pensadas para tratar enfermedades de nuestras mascotas son muy efectivas.

Si pensamos un momento en la importancia de la alimentación para un ser vivo, podremos hacernos una clara idea de la importancia de una dieta específica para cada tipo de enfermedad: un animal o una persona con problemas de corazón debe recortar drásticamente la sal de su dieta, un obeso debe ingerir más fibra y menos grasas, etc.

Las dietas pensadas para tratar enfermedades de los perros llevan conviviendo con nosotros desde hace muchos, muchos años y son muy efectivas.

El arroz cocido no es capaz de hacer milagros: cuando un animal está enfermo necesita algo más para reponer el desgaste del cuerpo que causa la enfermedad. Esto suele ser mucho más de lo que un simple arroz cocido puede aportar. Los alimentos dietéticos alimentan y tratan la patología: no experimentemos con la salud de nuestros mejores amigos.

Es bueno cambiarles el alimento para evitar el aburrimiento

Esta afirmación es un claro síntoma de humanización de su mascota. El animal no sufre por el desconocimiento de todas las nuevas viandas ¿Usted sufre por no haber probado las galletas del perro? El problema está en usted, no en su mascota.

También es un claro indicativo de que caemos en el juego comercial: los cambios de alimentación sólo deben realizarse por variaciones en edad, estado o actividad; el resto de cambios son experimentos innecesarios y poco saludables.

El perro originalmente cazaba y lo que obtenía no solía tener sabores muy variados; por esto, sus preferencias se centran en sabores muy concretos y muy estables.

En la actualidad, las casas comerciales sacan tantos sabores y presentaciones por razones fundamentalmente comerciales. No obstante si que existen piensos específicos para: perros castrados, con problemas de corazón, razas especificas, o razas de perros muy exquisitos, que si son diferentes del resto y eficaces. Las razones de las casas comerciales para sacar tantas variedades son:

  • Obtención de más espacio en escaparate o estantería en las tiendas (a más tipos de alimento, más espacio ocupado y más posibilidades de ventas).
  • Influir en la psicología del propietario: "A mí me gusta variar de sabores, pues a mi perro también." Las múltiples variedades son más un reclamo para el propietario que una necesidad para el perro.

Un perro sólo debe variar su alimentación cuando su edad, estado o actividad lo indique: el resto de cambios es, hasta cierto punto, caer en el juego de marketing de las empresas fabricantes.

En la alimentación, ¿influyen las vacaciones?

A la hora de realizar unas vacaciones es muy importante la alimentación de nuestro compañero, bien decidamos llevárnoslo con nosotros o dejarle en una residencia canina.

Cuando vallamos a realizar nuestras vacaciones deberemos de valorar un poco los siguientes aspectos:

  • El clima de la zona donde vallamos a ir con nuestro compañero o pensemos mandarle a pasar sus vacaciones.
  • La actividad a la que esta acostumbrado y la que va a realizar estando de vacaciones.

Estos dos aspectos son muy importantes a la hora de ver si deberíamos de cambiar la especificación del alimento de nuestro compañero.

Otro aspecto a recordar es que si estamos pensando en llevar a nuestro compañero en un medio de transporte, deberemos de llevarle en ayunas y siempre con agua fresca, y darle barritas energéticas, que existen ya para perros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies