Grupo 2 Italia Razas de perros grande

Mastin Napolitano

Como denota su nombre, tiene origen en Nápoles, Italia. Y es una de las razas más primitivas, habiendo registros desde hace más de 2500 años durante el Imperio Romano.

Ya en esa época se lo consideraba un perro de elite y tenía un lugar ganado

PARA EMPEZAR…

Clasificación general: Razas de perros Grande  

Peso:

Peso Máximo: 70 kg

Peso Mínimo: 50 kg

Clasificación según FCI: Grupo 2

HistoriaAspectoCuidados específicos

Cabeza: Braquicéfala, maciza, con cráneo ancho, su largo total alcanza cerca de 3/10 de la altura a la cruz. Piel abundante con arrugas y pliegues de las cuales, una típica y bien marcada que parte del ángulo del párpado externo y desciende hasta el ángulo labial. Lo ejes longitudinales superiores del cráneo y del hocico, son paralelos entre sí.

Región del cráneo: El cráneo es ancho, plano, especialmente entre las orejas y ligeramente convexo en la parte anterior. Los arcos cigomáticos son muy pronunciados, y con músculos planos. Su largo es superior al largo total de la cabeza. Los senos frontales son muy desarrollados, la sutura metópica es marcada y la apófisis occipital apenas acentuada.

REGION FACIAL.

Trufa: Sobre la misma línea de la caña nasal, no debe sobresalir de la línea vertical anterior del labio; debe ser voluminosa con nariz grande y bien abierta. Su pigmentación va en proporción al manto, negra en los sujetos negros, oscura en los otros mantos, y marrón en los de manto avellana.

Hocico: Es muy ancho y profundo, su largo corresponde al de la caña nasal y será igual a 1/3 del largo total de la cabeza. Las caras laterales son paralelas entre sí, dan al hocico una forma casi cuadrada en la vista frontal.

Labio: De tejido pesado, espeso y abundante. El labio superior, visto de frente, describe una "V" invertida. El perfil inferior lateral del hocico está formado por los labios superiores. La parte más baja es la comisura labial, con mucosas visibles, situada sobre la perpendicular caída del ángulo externo del ojo.

Mandíbula: Fuertes y bien robustas, con arcos dentarios en contacto. La mandíbula debe estar bien desarrollada, con incisivos regularmente alineados.

Dientes: Blancos, bien desarrollados, regularmente alineados, completos en número. Los incisivos de la mandíbula superior tocan con su lado posterior el lado anterior de los incisivos de la mandíbula inferior (cierre en tijera); o están en oposición entre ellos (cierre en tenaza).

Ojos: Situados en posición subfrontal. Están bien distanciados entre sí, los párpados son redondeados y los globos oculares ligeramente hundidos, el color del iris es más oscuro que el color del manto.

Orejas: Pequeñas en proporción al tamaño del perro, de forma triangular, insertas sobre el arco cigomático. Se integran de forma plana y están adheridas a las mejillas. Si se amputan, formaran un triángulo casi equilátero.

Cuello: El perfil superior es ligeramente convexo. La forma es troncocónica, bien musculado, el perímetro es la mitad del largo (8/10 de la altura a la cruz).

Piel: La parte inferior del cuello es rico en piel laxa que forma una papada bien visible, se inicia en la parte inferior de la mandíbula y termina a la mitad del cuello.

Tronco: La longitud es superior en un 10% a la altura a la cruz.

Línea superior: Recta, con cruz ancha, larga y no muy elevada.

Dorso: Es ancho y largo, aproximadamente 1/3 de la altura a la cruz. La región lumbar debe fundirse con el dorso, la musculatura debe estar bien desarrollada en todo el largo. El costado es amplio. La circunferencia torácica es aproximadamente 1/4 superior a la altura a la cruz.

Grupa: Ancha, robusta y musculada. Su inclinación se eleva sobre el coxal aproximadamente unos 30º respecto al horizontal. Su largo es igual a 3/10 de la altura a la cruz. Las ancas sobresalen tanto que alcanzan la línea superior lumbar.

Pecho: Ancho, abierto, con músculos pectorales bien desarrollados. Su anchura es directamente proporcional con la del costado que es de un 40/45% de la altura a la cruz. La terminación del esternón está situado al nivel de la punta de la articulación escápulo-humeral.

Cola: Con base ancha, grande en la raíz, robusta, se estrecha ligeramente en el extremo. Su largo alcanza la articulación del corvejón. Viene amputada unos 2/3 de su largo. En reposo, su porte es sableado, en atención es horizontal y sobresale ligeramente por encima del dorso.

ARTICULACIONES.

Articulación delantera: En conjunto: el aplomo visto de perfil y de frente es vertical, con osamenta robusta y proporcionada al tamaño.

Espalda: Su largo es aproximadamente 3/10 de la altura a la cruz, con una altura de 50º – 60º sobre la horizontal. Provista de fuerte musculatura.

Gómito: Cubierto de piel abundante y laxa, no está demasiado adherido al costado.

Antebrazo: Su largo es casi igual al del brazo. Se presenta perfectamente vertical, con osamenta robusta y musculatura bien desarrollada.

Carpo: Situado sobre la línea vertical del antebrazo, y muy ancho.

Metacarpo: Es plano, sigue en la línea vertical del antebrazo, su inclinación es de 70º – 75º. Su largo es igual a cerca de 1/6 de la longitud del pie hasta el gomito.

Pies delanteros: Voluminosos, con forma redondeada, dedos bien arqueados y unidos entre sí. Cojinetes plantares secos, duros y bien pigmentados, uñas fuertes y oscuras.

Articulación posterior: En conjunto debe ser potente y robusta, en proporción con la mole y la talla para asegurarse el debido empuje en el movimiento.

Muslo: Largo, 1/3 de la altura a la cruz, inclinado 60º sobre la horizontal, ancho, con músculos grandes y salientes, pero bien separados entre sí. El fémur y el coxal forman un ángulo de 90º.

Pierna: Su largo es ligeramente inferior al del muslo y su inclinación es de 50º – 55º. La osamenta es fuerte y la musculatura bien visible.

Rodilla: El ángulo femur-rotulo-tibial debe ser de 110º – 115º.

Corvejón: Muy largo en comparación a la longitud de la pierna. La articulación tibio-cársica debe formar un ángulo de 140º – 145º.

Metatarso: Robusto, su forma es casi cilíndrica. Su largo ronda 1/4 de la altura a la cruz y su posición es de perfecto aplomo. En casos eventuales en los que hay espolones, éstos se deben amputar.

Pies traseros: Más pequeños que los anteriores, redondos y con dedos juntos. Almohadillas plantares secas, duras y bien pigmentadas. Uñas fuertes y oscuras.

Andadura: Característica típica de la raza. El paso es lento y de oso. En el trote, hay un fuerte empuje del posterior y gran abarque del anterior. Raramente galopa. Su andadura preferida es el paso y el trote. Está tolerado el amblar.

Piel: Espesa, abundante y laxa en todo el cuerpo, particularmente en la cabeza, donde forma numerosos pliegues y arrugas. En la parte inferior del cuello forma papada.

Manto: Vítreo, denso y de regular medida. Uniformemente liso, fino y su largo máximo de 1,5 cm. No debe presentar ningún tipo de franja.

Color.
Los colores preferido son el gris, el plomo y el negro. Se admiten pequeñas manchas blancas en el pecho y en la punta de los dedos. El color caoba, marrón, marrón ciervo, avellana, tórtola e isabela, también están admitidos. Todos los mantos pueden ser atigrados.

Talla y peso.
Altura a la cruz: Machos: de 65 a 75 cm. Hembras: de 60 a 68 cm. Tolerancia admitida ± 2 cm.
Peso: Machos de 60 a 70 kg. Hembras de 50 a 60 kg. Los machos deben tener dos testículos de aspecto normal y descendidos en el escroto.

Defectos.
Cualquier desviación de las características indicadas en la descripción de las partes constituye un defecto que deberá ser penalizado en el juicio en relación a su gravedad.
DEFECTOS ELIMINATORIOS DEL JUICIO : Prognatismo pronunciado. Cola portada en trompa. Altura superior o inferior a los límites tolerados.
DEFECTOS DESCALIFICATORIOS : Enognatismo. Convergencia o divergencia acentuada de los ejes cráneo-faciales. Caña nasal cóncava o convexa "de carnero". Despigmentación total de la trufa. Ojos hundidos. Estrabismo bilateral. Falta de arrugas, pliegues o papada. Monorquidismo, criptorquidismo, anurismo. Falta de cola por causa congénita o artificial. Manchas blancas muy extendidas y manchas blancas en la cabeza.

Estos grandotes son sumamente dóciles, cariñosos y tranquilos. Y según nos dicen, ideales para un hogar con niños y/o ancianos. Además, son extremadamente guardianes y su ladrido que pocas veces utilizan, bien nos alerta ante alguna anormalidad.

Poseen una gran inteligencia y resulta muy fácil su educación.
Motivo que los hace responder obedientemente a las órdenes.

About the author

desarrollo

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies