Noticias

Los coatíes conquistan Mallorca

El coatí amenaza a la fauna autóctona de Mallorca.

Esto de las mascotas exóticas se está convirtiendo en un gravísimo problema de conservación. Y no sólo por la aparición en el campo de serpientes, iguanas, loros, ardillas, escorpiones o tarántulas. Ya os conté en este mismo blog la existencia de una floreciente colonia de mapaches en el madrileño Parque Regional del Sureste, originada por la imprudente e ilegal suelta en el espacio protegido de ejemplares comprados como mascotas pero que al final resultan una molestia.

Pues bien, ahora le llega el turno a los coatíes (Nasua nasua), igualmente disponibles en Internet por unos 500 euros ejemplar. Estos pequeños parientes de los mapaches, también de procedencia americana, han comenzado colonizar Mallorca, especialmente la Sierra de la Tramontana. Los primeros animales se vieron en 2004, pero ya antes había informaciones de payeses que señalaban la presencia de “pequeños osos hormigueros” en la zona.

En dos años se han capturado nada menos que 12 ejemplares en libertad. Y lo más problemático es que algunos de ellos eran juveniles, lo que indicaría que han nacido en el campo.

Los técnicos mallorquines tratan de erradicarlos del medio natural e incluso el Gobierno balear lo ha declarado este año especie cazable, pero dado lo abrupto del terreno y asombrosa capacidad de adaptación de estos narigudos animales quizá sea ya imposible acabar con ellos.

Sin embargo su erradicación será todavía más difícil si la gente sigue comprando estas mascotas, descubren luego que es imposible tenerlas en casa y las terminan soltando en el monte, ajenos al destrozo ecológico que pueden causar. No sólo desplazan a la fauna autóctona, pues se comen nidos y pajarillos de especies amenazadas, sino que incluso han llegado a atacar a corderos recién nacidos.

Controlar el tráfico de especies exóticas parece todavía muy exótico y las Administraciones no están haciendo nada para atacar el problema desde la raíz, impidiendo la venta de estos animales. Y por nuestra parte, mientras nuestro amor a los animales quede reducido al capricho de tener un coatí o un mapache en el jardín, tampoco avanzaremos mucho en la defensa de la Naturaleza.

 

Fuente www.20minutos.es 

About the author

desarrollo

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies