Portada » Las mascotas también se van de vacaciones
Noticias

Las mascotas también se van de vacaciones

Casi 600,000 estudiantes del sur de la Florida se despiden hoy del actual año escolar y numerosas tortugas, peces, hámsters y otros animalitos que se usan en las aulas tendrán que encontrar nuevos albergues para el verano.

noticias de animales de compañíaCasi 600,000 estudiantes del sur de la Florida se despiden hoy del actual año escolar y numerosas tortugas, peces, hámsters y otros animalitos que se usan en las aulas tendrán que encontrar nuevos albergues para el verano.

Algunos son literalmente pets de los maestros. Algunos serán liberados a su hábitat natural. Y otros pasarán el verano con los estudiantes que se encariñaron con ellos durante el año escolar.

Nadie admitirá que ninguno vaya a tener un destino más ominoso en los experimentos científicos.

Los peces Troy y Gabriella, bautizados por los personajes de las películas High School Musical de Disney, dejarán su aula de primer grado en la Primaria de South Pointe en Miami Beach para pasar el verano con Luca Schepis, de 7 años.

”Los voy a alimentar y garantizar que estén contentos y cómodos”, señaló Luca, quien piensa tenerlos en su cuarto. “Creo que mi maestro me va a dar alguna comida especial para ellos”.

En la Primaria Gator Run en Weston, los hermanos Carrio -Aaron, de 8 años, y Jacob, de 10- estaban guardando un pez, una babosa y un langostino de la clase de Ciencias de la profesora Susan Beren.

”Me pareció lindo”, comentó Aaron refiriéndose al langostino. “Era fácil de cuidar”.

”Ha estado hablando de esto desde hace semanas”, suspiró su madre, Elisha Carrio.

Beren va a traer unos cangrejos, cochinillas y unos gusanos a su propia casa.

”Yo no hubiera traído los gusanos”, suspiró Carrio.

En la Primaria de Miami Shores, los estudiantes se han llevado de todo para la casa, desde hámsters hasta arañitas.

”Muchos chicos quieren la responsabilidad”, indicó la directora Sherry Krubitch. “Ellos cuidan a los animales durante el año escolar y se alegran de poder cuidarlos durante el verano”.

Carlia Padilla, que da clases de Biología y Ciencia ambiental en la Secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, tiene un pez africano y dos hámsters en su clase. El pez irá a la casa de otro maestro mientras que Flash y Mr. Fluffy pasarán el verano con la familia de los Padilla.

”Probablemente pudiera haber encontrado un hogar para ellos este verano pero me gustan los hámsters”, precisó.

Para las tortugas en la clase de cuarto grado de Lisa Schwartz en la Primaria South Pointe en Miami Beach, que se llaman Max y Shirley Temple, el verano traerá la emancipación. Rex Reilly, un estudiante de 10 años, las va a poner en un estanque que hay en el patio de un amigo.

Los estudiantes piensan que las tortugas van a ser más felices allí. ”Van a tener más espacio y van a poder hacer amigos”, manifestó Felisiana Torres, de 9 años.

En lo que los niños limpiaban el tanque, Schwartz indicó que habían aprendido reponsabilidad.

”Es una buena lección para los chicos”, manifestó. “Queremos que las tortugas estén seguras este verano. Los muchachos están contentos de que va a vivir en un ambiente natural y muy agradable”.

Un estudio de los profesores en la Universidad Purdue en Indiana llegó a la conclusión de que los animales en el aula son ”motivadores naturales” para el aprendizaje.

Alan Beck, uno de los autores, dijo que los animalitos de las clases también pueden ayudar a los niños a cuidar y atender”, manifestó Beck, director del Centro para el Vínculo Humano-Animal en la Escuela Purdue de Medicina Veterinaria.

Purdue dijo que también sirven para enseñarles a los niños sobre la muerte.

Hace muchos años, eso fue verdad para la familia Jusevic. Caty, la hija, que entonces estaba en segundo grado en la Primaria Winston Park en Coconut Creek, se trajo a la casa a Hammy, un hámster, para el verano. Pero cuando el niño de un vecino estaba agarrando al diminuto animal, Hammy lo asustó y el niño lo dejó caer.

Hammy aterrizó sobre su cabeza.

”Nunca estuvo bien después de eso”, afirmó la madre de Caty, Jeanne Jusevic.

Tras muchas visitas al veterinario, el hámster se recuperó lo suficiente para durar otro año. A pesar del trauma, Jusevic se siente agradecida por la expriencia.

”Le dio un sentido de responsabilidad por el animal”, señaló Jusevic” Esa fue su primera relación personal con la muerte”.

Años después, otro hámster se enfermó y murió pocos días después de que Caty lo trajera de la escuela, cuando estaba en quinto grado.

Ahora, con 17 años, Caty está terminando la secundaria y ”Afortunadamente, todavía quiere mucho a los hámsters”, expresó su madre.

 

Fuente www.elnuevoherald.com 

About the author

desarrollo

Add Comment

Click here to post a comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies