Inflamación de los vasos de los perros y los gatos

   La vasculitis es la inflamación de los vasos sanguíneos que ven comprometida su función con el desarrollo de isquemias (falta de riego sanguíneo) y necrosis. Dependiendo del órgano afectado, presentará distinta sintomatología como dolor abdominal, síntomas neurológicos, problemas renales, manifestaciones cutáneas. La inflamación vascular puede acompañarse de fiebre, astenia y afectación d
  

La vasculitis es la inflamación de los vasos sanguíneos que ven comprometida su función con el desarrollo de isquemias (falta de riego sanguíneo) y necrosis.

 

Dependiendo del órgano afectado, presentará distinta sintomatología como dolor abdominal, síntomas neurológicos, problemas renales, manifestaciones cutáneas. La inflamación vascular puede acompañarse de fiebre, astenia y afectación del estado general.

 

 Suelen ser consecuencia de trastornos cardiovasculares (infarto, hipertensión, tumores) o enfermedades infecciosas como Parvovirus (gastroenteritis vírica), coronavirus o peritonitis infecciosa felina. También se puede dar tras  sufrir intoxicaciones o traumatismos que afectan al tracto cardiovascular (corazón y todos los vasos sanguíneos).

 

 

 

Síntomas

 

  

    Malestar general.

    Cambio de comportamiento.

    Cansancio exagerado.

    Respiración dificultosa.

    Hinchazón de una o varias extremidades, sobre todo las posteriores.

    Aparición de taquicardias.

    Lesiones y picor en la piel.

 

 

En estos dos últimos síntomas es imprescindible acudir cuanto antes al veterinario.

 

 

  

Tratamiento

 

 

 

El tratamiento a seguir va comenzar por una valoración de la gravedad por parte del veterinario, para ello realizará una analítica completa :

 

  • Análisis de sangre.
  • Angiografía (introducción de líquidos de contraste en el sistema circulatorio).
  • Radiografías.

 

 

Los resultados indicarán la gravedad, y dependiendo de ella el tratamiento será uno u otro.

Así bien si el estado de la mascota no reviste gravedad le administraremos una dieta específica que facilite la circulación de la sangre por los vasos inflamados.

 

En caso de que el animal se encuentre en un estado de mayor gravedad se aplicaran anticoagulantes y sueroterapia para evitar la coagulación de la sangre y facilitar la circulación de la misma a través de los vasos en mal estado.

 

Si la vasculitis está asociada a una enfermedad infecciosa remitirá en el momento que el animal reciba el tratamiento adecuado para la infección.

 Es muy importante en el momento que notemos alguno de los síntomas acudir al veterinario con la mayor brevedad, para que el estado de nuestra mascota no llegue a límites de difícil tratamiento. Cuidar de nuestras mascotas es nuestra responsabilidad.

  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies