Cómo acondicionar nuestra casa para adoptar un cachorro

Es fundamental que le permitamos explorar la casa de forma que vaya familiarizándose con el entorno. Los primeros días se mostrará muy asustado, quizás tímido, pudiendo gemir por las noches. Para reconfortarle podemos colocar en su nueva cama una manta con el olor de su madre y un reloj de cuerda cuyo sonido le recordará a los latidos del corazón de su madre. También hay quien coloca una botella con agua tibia debajo de la manta en la que descansa para que pueda acurrucarse junto a ella. Esta última táctica es una manera eficaz de sustituir el calor corporal de la madre. Lo peor que podemos hacer en estos casos es acudir a su llamada y dejarlo dormir en nuestra cama pues, en este caso, será muy complicado y traumático volver a obligarle a dormir donde le digamos.

CachorrosCuando nuestro cachorro llegue a casa se sentirá confuso y asustado e inevitablemente añorará a su madre y hermanos.

Es fundamental que le permitamos explorar la casa de forma que vaya familiarizándose con el entorno. Los primeros días se mostrará muy asustado, quizás tímido, pudiendo gemir por las noches. Para reconfortarle podemos colocar en su nueva cama una manta con el olor de su madre y un reloj de cuerda cuyo sonido le recordará a los latidos del corazón de su madre. También hay quien coloca una botella con agua tibia debajo de la manta en la que descansa para que pueda acurrucarse junto a ella. Esta última táctica es una manera eficaz de sustituir el calor corporal de la madre.  Lo peor que podemos hacer en estos casos es acudir a su llamada y dejarlo dormir en nuestra cama pues, en este caso, será muy complicado y traumático volver a obligarle a dormir donde le digamos.   

 

Debemos considerar que el cachorro morderá todo lo que esté a su alcance en nuestra ausencia de forma que intentaremos situarlo donde menos destrozos pueda ocasionar. Los cachorros pueden comerse puertas, destruir muebles, masticar la alfombra, desintegrar documentos etc. Además debemos pensar que el cachorro puede llegar a lastimarse.

 

Una buena solución es un cajón. Un cajón es cualquier contenedor, fabricado de alambre o de plástico, en el que el cachorro pueda estar cómodo, con suficiente espacio para que pueda pararse, acurrucarse, y dormir. Podemos también  cercar parte de la casa, por ejemplo la cocina o el garaje.

 

Los cachorros son demasiado inmaduros para manejar la tentación. Dependiendo de la raza, hasta los seis meses aproximadamente no tendrán suficiente autocontrol.

Debemos tener especial precaución con el cableado eléctrico.  Cuando hagas tu casa a prueba de cachorros, ponte sobre tus manos y rodillas (o lo más bajo que puedas) y considera las cosas desde ese ángulo. Lo que se vea tentador, rompible, filoso, etc. Lo más importante es que vigiles al cachorro y, por supuesto, encerrarlo en su cajón o restringirlo a un lugar especial mientras no lo puedas vigilar. Otra de las cosas que debemos cuidar es la ubicación de los productos nocivos. Siempre deberán estar fuera del alcance del cachorro detergentes, lejía, desinfectantes, insecticidas, etc. No se deben dejar nunca por el suelo objetos cortantes o punzantes: clavos, grapas, chinchetas, alfileres, latas, tijeras, cuchillos. Hay otros objetos que pueden resultar fatales para nuestra mascota; una simple bolsa de plástico podría causarle la muerte por asfixia.  

Debemos enseñarle qué no se debe morder. Lo más efectivo para hacer esto es que tengas siempre a mano una cantidad de artículos masticables (juguetes de plástico, de hule, etc., sólo asegúrate que no sean demasiado pequeños para que no se asfixie con ellos). Cuando el cachorro comienza a masticar algo inaceptable (una silla, alfombra), quita el elemento de la boca del cachorro y   reemplázalo con el juguete, y felicita al cachorro por jugar con el juguete. Si eres consistente con esto, el cachorro entenderá la idea que sólo las cosas que tú le das son para masticar. Premia al cachorro cuando juegue con los juguetes y regáñale cuando muerda algo que no debe.

 

Hay algunos productos que pueden hacer que las cosas sepan mal, y por lo tanto, ayudarte en el entrenamiento. Estos productos dan un sabor amargo a muchas cosas sin mancharlas. No debes depender de estos productos para mantener a tu cachorro a salvo, pero úsalos como una ayuda del entrenamiento.    

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies