Home / Noticias / Vecino envenena ocho mascotas en urbanización

Vecino envenena ocho mascotas en urbanización

Siete perros y un gato fueron eliminados en últimos seis meses. Familia de niño amenazado teme represalias por parte del desconocido

Noticias de mascotasAmparado en el anonimato, un vecino llena de zozobra a los habitantes de un residencial en Fátima de Desamparados, San José, al envenenar ocho mascotas en los últimos seis meses.

El desconocido no solo dejó constancia de su rechazo hacia los perros de la urbanización Monteverde (la lista incluye un gato), sino que envió una carta amenazante –mitad en inglés y mitad en español– a una familia.

El sujeto mató los dos perros de uno de los niños (de 7 años) de ese grupo familiar

“Quisiera solicitar el favor de pedir a su hijo que deje de hacer estos estúpidos ruidos, atrayendo animales callejeros, provocando más ruido (…)

“Espero entiendan y que nadie asuma las consecuencias, ni animals (animales) ni your lovely son (amado hijo)”, dice la carta.

Ante esta situación, los dirigentes del residencial enviaron una nota a los moradores para advertirles que sus mascotas corren peligro.

En alerta.

Noticias de animalesJosé Antonio Zúñiga Delgado, padre del niño amenazado, asegura que desde el día en que alguien “dejó un papelito” en la cochera de su casa vive intranquilo. “La vida nos cambió. A mi hijo tuve que llevarlo hasta un psicólogo (tras la muerte de los perros). Es alguien cercano (el envenenador) pues dice que escucha a mi hijo. Nos da miedo que esa persona intente hacerle algo al niño.

“Esa persona pudo haber hablado conmigo para analizar cómo resolver esto”, dijo Zúñiga.

Cerca de ahí, el misterioso vecino envenenó los dos perros de la estudiante de medicina Dilana Mora. “Ya habíamos escuchado de esta persona. Quien haya hecho esto es alguien que no se quiere a sí mismo”, manifestó la joven.

Más.

Los perros de caza de un matrimonio salvadoreño también fueron envenenados.

Los afectados solo pudieron salvar uno de los animales. Para evitar que se atentara contra este ejemplar de nuevo, optaron por operarlo para que no ladre.

Con leche y carbón, unos lugareños salvaron la perra de Nelson Araya, otro vecino. No corrió igual suerte Era, el gato de una familia de apellido Ureña.

“A mi hijo lo afectó mucho (la muerte). La gente tiene mucho miedo. Nadie deja salir a sus mascotas por temor a que les hagan un daño”, expresó Antonieta Ureña, dueña del gato.

Los ataques se han concentrado en el sector “A” de la urbanización. Lílliam Schnog, presidenta de la Asociación Humanitaria para la Protección Animal, advirtió que el lugareño puede ser denunciado por crueldad.

 

Fuente www.nacion.com 

 

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »