Home / Noticias / Un singular primate enano ve en la oscuridad

Un singular primate enano ve en la oscuridad

El nombre le viene de sus largos tarsos o falanges, con los que pasa la mayor parte del tiempo enrollado a los árboles.

noticias animalesEn las junglas del sur de Filipinas vive el peculiar tarsero, uno de los primates más pequeños del mundo, que puede ver en la oscuridad, girar su cabeza 180 grados y casi no ha evolucionado desde la época de los dinosaurios.

En contra de lo que proclaman algunas guías turísticas, no es un mono, aunque lo parezca y esté emparentado con éstos y los gorilas, ya que pertenece a la familia de los prosimios, y tampoco es el primate más pequeño del mundo, pues este honor le corresponde al lemur pigmeo de Madagascar.

De apenas 15 centímetros de longitud y enormes ojos marrones, los de mayor tamaño en relación al cuerpo de todos los mamíferos, duerme durante el día mientras espera hasta la noche para capturar insectos y murciélagos saltando desde las ramas a las que está casi siempre agarrado.

El nombre le viene de sus largos tarsos o falanges, con los que pasa la mayor parte del tiempo enrollado a los árboles.

Gracias a sus facultades para ver en la oscuridad, potencia de brinco e increíble flexibilidad en el cuello que le permite girar totalmente la cabeza, es incluso capaz de enfrentarse a animales de mucha mayor envergadura como pájaros o salamandras, a los que golpea desde el aire y tira al suelo.

Estas cualidades otorgan al tarsero filipino (tarsius syrichta) un instinto de supervivencia tan desarrollado que la especie ha permanecido prácticamente inalterada durante 45 millones de años, cuando los dinosaurios dominaban la Tierra, según los estudios sobre los fósiles.

Antaño en peligro de extinción, desde hace unos años la cifra de ejemplares aumenta en los bosques de la isla de Bohol, gracias a un nuevo programa de conservación que les protege de los depredadores en un régimen de semi-libertad.

El proyecto, que abarca un terreno de casi ocho hectáreas en el centro de la isla, está dirigido por Carlito Pizarras, un humilde filipino que dejó la escuela a los doce años pero conoce mejor al animal que cualquier científico.

Durante años, Pizarras capturó tarseros para el negocio de su padre, un taxidermista que vendía ejemplares disecados a los turistas, hasta que el Gobierno filipino ilegalizó en 1998 la caza del animal.

Entonces, fue contratado por la fundación de la reserva natural del primate para ejercer de guía del recinto, donde comenzó a querer al pequeño mamífero que había perseguido de joven.

Cada día, recorre con los visitantes el estrecho camino que rodea el parque, en el que está terminantemente prohibido tocar o molestar a los tarseros, al contrario que sucede con algunas granjas privadas de Bohol.

En esos lugares preparados para turistas, éstos pueden coger al animal en su mano y hacerse una foto por unos pocos dólares, no como en la reserva, donde el acceso es gratuito y el pago de una propina a Pizarras es voluntario.

"Los tarseros no pueden estar en cautiverio, vivir sin libertad. A los pocos meses, se deprimen tanto que se golpean la cabeza contra la jaula hasta morir", explica a Efe.

Pizarras ha pasado tanto tiempo con los primates en la reserva que éstos ya le han aceptado como habitante de la jungla.

"Cuando hay visitantes, mantienen abiertos los ojos, pero cuando estoy solo, los abren un poco y se vuelven a dormir", bromea el guía.

Las autoridades de Bohol ven en la conservación del tarsero una gran oportunidad para promover el ecoturismo en la isla, que también presume de las famosas Colinas de Chocolate, una curiosa formación de montes declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Filipinas, el segundo mayor archipiélago del mundo, cuenta con una inmensa riqueza de fauna y flora y cientos de especies únicas en el planeta, pero éstas se ven amenazadas por la destrucción de su hábitat a favor de las industrias maderera y minera, según denuncian los grupos ecologistas.

 

Fuente http://www.informador.com.mx

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »