Home / Noticias / Un Noé del siglo XXI

Un Noé del siglo XXI

Una mañana cualquiera, Serafín abre el Arca y encuentra una caja con un lince. Un día más en su vida, entregada al cuidado de los animales salvajes, cuyo contrabando y abandono se ha disparado por la crisis. Con lista de espera en el centro, hoy una de las preocupaciones de este Noé del siglo XXI es hacer sitio a la «plaga de mapaches», cuya venta está de moda pese a ser «muy peligrosos». Algunos incluso los sueltan en el valle de Guadalest, donde empiezan a criar desplazando a especies locales.

Una mañana cualquiera, Serafín Doménech abrió las puertas del Arca, el centro de rescate de animales salvajes de Benimantell, y encontró una caja con un pequeño lince abandonado en su interior. Este podría ser el inicio de una entrañable historia sobre la relación entre el hombre y el animal, pero sólo es parte de una mucho más grande, la que protagoniza este Noé del siglo XXI junto a los miles de ejemplares de tigres, serpientes, osos, leones, chimpancés, pumas y toda clase de especies salvajes y exóticas, que a lo largo de 26 años han encontrado en el Arca un refugio.

El centro construye ahora un nuevo recinto para mapaches, "la nueva gran plaga", según destaca Serafín, que lamenta cómo estos animales que son "tan peligrosos como un leopardo", se "han puesto de moda" sin que se informe al inconsciente que los compra de que "son más agresivos que un tigre y que atacan". Una realidad que descubren después y supone el abandono inmediato del animal, en ocasiones dejándolo a su suerte en mitad de la naturaleza, lo que ha provocado que hayan "empezado a criar en libertad en el valle" de Guadalest, "desplazando a la fauna autóctona".

La situación ha sido denunciada ante la Conselleria de Medio Ambiente y el Seprona. "Todos los que encuentran los traen" al Arca, "pero no caben más", por lo que se está habilitando un nuevo espacio para mapaches. En la actualidad, ya viven 33 ejemplares de mapache en el centro, en su mayoría llegados en este último año.

Y es que 2008 ha sido un año de intenso trabajo en el Arca, que ha visto cómo la crisis ha disparado el contrabando de especies y el abandono de animales salvajes y exóticos, ya que este mercado también se ha visto bloqueado por la coyuntura económica. La crisis afecta tanto "al propietario que no puede hacerse cargo de mantener al tigre porque es muy caro" hasta "al que se ha traído un animal de contrabando para hacer negocio y al final lo abandona porque no tiene salida en el mercado", explicó Serafín.

Además de la moda de los mapaches, la comercialización de otras especies está en auge como la de mofetas, "a las que se les quitan las glándulas que generan olor", o la de cerdos vietnamitas, "que se venden cuando son como conejitos de indias pero la gente no sabe que luego pesan 80 kilos".

En el fondo del problema sigue habiendo "un vacío legal". "Ninguna ley te prohíbe tener un tigre en casa", destacó Serafín quien considera incoherente que "para comprar un perro de pelea tienes que pasar un test psicotécnico pero puedes comprarte un puma sin que te pidan nada". Por otra parte, el problema está en los países de origen donde los animales carecen de protección.

"En Marruecos, puedes comprar un monito por 30 euros y venderlo aquí por 4.000".

Ajenos por fin a ese negocio, en el Arca han encontrado su morada Linda, la jaguar con leucemia, Salomón, el mitad camello mitad dromedario, la tigresa blanca Alaska, la mofeta Flor, Dingo, el perro salvaje, Atila, el puma o Katia, la pantera negra, y otros cientos de compañeros entre puercoespines, osos hormigueros, armadillos, y sobre todo grandes felinos, ya que es el único centro de Europa que los acoge.

Para financiar esta obra, que apenas tiene subvenciones, se ha creado la web "fundacionelarca.com", donde se puede apadrinar un animal por 50 euros al año.

 

Fuente http://www.diarioinformacion.com/

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »