Home / Noticias / Un estudio confirma que el perro siempre fue el mejor amigo del hombre

Un estudio confirma que el perro siempre fue el mejor amigo del hombre

En base a un conjunto de restos de perros domésticos milenarios un informe de arqueólogos mexicanos ratifica que este animal ya era un fiel compañero de los pueblos originarios del continente. «Existen restos de canes que obtuvieron fechados de 1.500 años de antigüedad, algunos de los cuales habrían sido enterrados por sus dueños», aseveró un miembro del equipo científico, Raúl Valadés.

Restos de perros domésticos de más de 1.500 años de antigüedad fueron recuperados en diferentes regiones de América y confirman que este animal ya acompañaba a los indios del continente, según arqueólogos mexicanos en un reciente congreso realizado en Malargüe, Mendoza. "Existen restos de canes que obtuvieron fechados de 1.500 años de antigüedad, algunos de los cuales habrían sido enterrados por sus dueños", aseveró el arqueólogo mexicano, Raúl Valadés.

El experto agregó que "también hay perros que han sido representados en pinturas, estatuillas, vasijas, cerámicas, e incluso en dibujos de los momentos de la conquista donde se muestra su uso como mascota". Esta exposición junto a otras de la especialidad formó parte del Congreso Nacional de Zooarqueología Argentina, que finalizó esta semana en la ciudad mendocina. Valadés fue uno de los 200 científicos participantes del Congreso que se reunieron en la ciudad de Malargüe, a unos 450 kilómetros al sur de la capital mendocina, para discutir el uso de distintos tipos de animales por parte del hombre durante la prehistoria.

En Argentina, esta evidencia se reforzó con el hallazgo de entierros de perros en la provincia de La Pampa por parte de la doctora Mónica Berón, arqueóloga de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Según informó el investigador mexicano, el primer perro americano que fuera domesticado por el hombre y que está bien documentado fue el denominado "perro pelón" (sin pelo) y "apareció originalmente en México, para luego extenderse hacia Bolivia, Centroamérica y aparentemente también Argentina". El encuentro fue organizado por el Museo de Historia Natural de San Rafael junto a las universidades nacionales de Córdoba, Buenos Aires, y del Centro, y tuvo el aval del CONICET.

Según los estudiosos marcó importantes avances en cuanto a la Zooarqueología, una especialidad que se interesa en el estudio de la interacción entre el hombre y los animales durante la prehistoria. Durante una semana, los científicos discutieron sobre el rol de los humanos en la pérdida de especies; aprovechamiento de animales silvestres; la domesticación de llamas, alpacas, y gallinas en la vida social; como así también acerca de cómo fue cambiando el uso de los animales silvestres a través del tiempo.

Otro de los temas importantes que se trataron durante el evento fueron los procesos ocurridos con muchas especies animales hace 10.000 años, cuando los cambios climáticos produjeron alteraciones en su alimentación, llevando a la desaparición de los grandes mamíferos del continente. Según se indicó, hace alrededor de 12.000 años, cuando el hombre ingresó al continente americano, existían enormes mamíferos como el mamut, el milodonte, el glosoterio, y el caballo americano, entre otros.

"Estos animales convivieron algunos milenios con los primeros americanos y hoy se discute cuál fue el rol humano en su extinción", señaló María Gutiérrez, investigadora de la Universidad Nacional de Centro de la Provincia de Buenos Aires. "Hay quienes afirman que el hombre fue el responsable de su desaparición por una sobreexplotación, mientras que otros defienden la idea de que la desaparición habría sido ocasionada por cambios en el ambiente", agregó. Asimismo, se analizaron las técnicas de caza, los cambios en la dieta a través del tiempo, cuándo se incorporó la tecnología de pesca, o temas tan diversos como el aprovechamiento de los pingüinos y las ballenas hace miles de años.

Desde la organización, destacaron la presencia de científicos de Uruguay, Chile, Colombia, Brasil, México, Bolivia y Estados Unidos, que decidieron compartir sus resultados con los colegas argentinos de distintas provincias. Ramiro Barberena, del Museo de Historia Natural de San Rafael, señaló que "esta especialidad ha tenido un fuerte desarrollo en la Argentina durante los últimos veinte años, llegando a conformarse en una de las ramas de mayor relevancia entre los arqueólogos de Argentina".

 

Fuente http://www.gritoperonista.com.ar

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »