Home / Noticias / Técnicos de Medio Ambiente liberan 13 ejemplares de tortuga boba en el Parque Natural Cabo de Gata

Técnicos de Medio Ambiente liberan 13 ejemplares de tortuga boba en el Parque Natural Cabo de Gata

Técnicos de la Consejería de Medio Ambiente y miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han liberado 13 ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar (Almería). Con esta actuación, concluye el estudio de liberación y seguimiento que Medio Ambiente y el CSIC han llevado a cabo durante el último mes en el litoral andaluz.

Noticias de animalesTécnicos de la Consejería de Medio Ambiente y miembros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han liberado 13 ejemplares de tortuga boba (Caretta caretta) en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar (Almería). Con esta actuación, concluye el estudio de liberación y seguimiento que Medio Ambiente y el CSIC han llevado a cabo durante el último mes en el litoral andaluz.

Las 13 tortugas liberadas nacieron el año pasado en las playas andaluzas y han permanecido en el Centro de Recuperación de Especies Marinas Amenazadas (CREMA) de Málaga y en las instalaciones de El Toruño en Cádiz, cedidas para este proyecto por el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de la Junta de Andalucía (IFAPA). Los ejemplares han estado en estas instalaciones hasta que se han minimizado los riesgos de predación que sufren estas tortugas durante su primer año de vida.

La mayoría de estos reptiles se han soltado en las playas de Cabo de Gata, mientras que un número menor se ha devuelto al mar desde una embarcación ligera. Algunas tortugas han sido equipadas con un transmisor de ultrasonidos que permitirá a los investigadores seguir sus primeros movimientos, para comprobar si el animal se orienta bien y tiene un comportamiento adecuado. Para este seguimiento ha prestado su apoyo el barco Punta Polacra, de la Consejería de Medio Ambiente.

Proyecto

En el marco del proyecto de reintroducción de la tortuga boba en Andalucía se colocaron el 8 de septiembre de 2008, 250 huevos de tortuga boba en playas de Cabo de Gata-Níjar, que reunían condiciones ambientales idóneas y podían contribuir a minimizar los riesgos de desviación de las proporciones de sexos de las nuevas tortugas como consecuencia del cambio climático, ya que en las playas donantes el incremento de temperaturas esta propiciando un aumento del número de ejemplares macho.

Estas costas se han seleccionado a lo largo de los cuatro últimos años, tras un estudio de detalle en el que se evaluaron cien localizaciones desde Doñana a Pulpí. La actuación forma parte de la segunda fase del programa para la restauración de la anidación recurrente de este reptil marino en la costa peninsular española.

Un avión transportó 1.400 huevos desde Cabo Verde a Canarias, donde la Universidad de Las Palmas dirige la misma tarea en ese ámbito insular. Menos del 30% de éstos, en concreto 400 de estos huevos, han viajado nuevamente a Andalucía, donde 150 se han depositado en incubadoras de la Estación Biológica de Doñana, y el resto, 250, han sido instalados en el medio natural litoral de Cabo de Gata, en tres nidos excavados en el momento de la implantación.

Allí, se depositaron en cada uno de los tres nidos excavados dentro de sendos vallados de protección antipredadores 79, 95 y 76 huevos, respectivamente, a unos 45 centímetros de profundidad.

Todo este trabajo se desarrolla bajo precisos protocolos de seguimiento por investigadores especializados, dentro del programa de investigación aplicada que desde hace cinco años se desarrolla, bajo la dirección científica del CSIC, a través de la Estación Biológica de Doñana, con la financiación en la Península de la Consejería de Medio Ambiente.

El proyecto en curso supone un complemento al esfuerzo de atención de emergencias litorales realizado por la administración ambiental andaluza, en favor de esta fauna marina singular, y al de sensibilización de las poblaciones de pescadores de palangre como causantes del mayor numero de incidentes. En los últimos 20 años se han atendido más de 1.500 casos de varamientos, en los que sólo se encontraron 386 ejemplares vivos, de los que 357 fueron recuperados con los adecuados trabajos veterinarios en los centros especializados y, posteriormente, fueron devueltos al mar.

La especie

Esta restauración de la anidación de la tortuga boba prevé que esta especie -catalogada como en peligro de extinción en el Libro Rojo de la Fauna andaluza- nidifique de forma permanente en vez de esporádica en la costa peninsular española, convirtiéndose así en un activo ecológico de primer orden que incorporar al Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Sus playas fueron calificadas como las más idóneas en el trabajo de prospectiva inicial de este programa, lo cual confirma la alta calidad ambiental de este tramo del ecosistema litoral andaluz.

En la costa española se han producido nidificaciones esporádicas de esta especie, aunque sólo se comprobó por primera vez su nidificación en Almería en el verano de 2001, hecho que se repitió posteriormente en la costa valenciana. En aguas españolas del Mediterráneo, los avistamientos de este reptil marino son abundantes desde junio a septiembre, así como su varamiento por distintas razones.

El caparazón de la tortuga boba puede alcanzar hasta un metro de longitud y su hábitat se distribuye en aguas tropicales y subtropicales de todos los océanos. A lo largo de su vida realiza grandes migraciones, en las que recorre de una a otra costa el Atlántico y el Mediterráneo, retornando año tras año a las mismas áreas de alimentación tras las migraciones reproductoras.

 

Fuente http://www.teleprensa.net

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »