Home / Noticias / Sepa cómo criar a las cuatro mascotas más populares

Sepa cómo criar a las cuatro mascotas más populares

Perros, gatos, peces y aves encabezan las preferencias a la hora de elegir un animal doméstico. Características, sugerencias y aspectos

El gato
Comportamiento: muchos dicen que el gato es indomable, que no acata las órdenes y que hace lo que quiere. Algo de verdad tienen los que así opinan. Por naturaleza, este felino es cazador y utiliza sus uñas para tomar a su presa. Pero las afila rompiendo el tapizado de las sillas y sillones. Pese a todo, se gana el respeto de sus mismos dueños.

Alimentación: utiliza su lengua como si fuera una cuchara para beber. El movimiento es tan rápido que casi no se puede apreciar la forma de la lengua a simple vista. Necesita a diario hasta 1/4 kilo de comida. Los machos comen más que las hembras. A los gatos castrados no se les debe dar demasiado alimento porque son propensos a acumular grasas. A las gatas preñadas se les debe repartir la alimentación cuatro veces por día. El alimento más común es la carne cruda. No es recomendable darles menudos de pollo congelados, porque existe el peligro de transmisión de enfermedades.

Aseo: el cepillado es una señal de afecto para el gato. Hay que empezar cepillando el cuello hasta llegar al rabo. Lo más apropiado es un cepillo de cerdas naturales. Sólo hay que lavar a los gatos de pelo largo y cuando lo tienen muy sucio. Se lo puede bañar con agua templada. No meterle nunca la cabeza en el agua. Luego frotar con una toalla caliente.

El perro
Origen: nadie sabe a ciencia cierta de dónde proviene el perro. Algunos estudiosos dicen que la primera criatura con apariencia de perro apareció hace 30 millones de años. Más cerca en el tiempo, hace unos 8 millones de años, en China descubrieron canes enterrados junto a simios semejantes al hombre, lo que evidencia que había una relación directa de entendimiento y amistad entre ambas especies. Y hace unos 15.000 años, el perro convivía ya con el hombre de manera familiar.

Los nombres: los semitas lo llamaron kaleb, que quiere decir todo corazón; los griegos lo bautizaron el acariciado; los romanos, canis, que significa vigilante; y los egipcios siril, o sea, el que ladra. Precisamente, los egipcios bautizaron con este nombre a Sirio, la estrella más brillante que aparece durante la crecida del Nilo, porque anunciaba a los labradores del desborde.

Cuidados: los cuidados externos suelen ser los mismos para todos los perros: un buen baño, desparasitación y peinado. Sin embargo, hay algunas razas que suelen tener problemas en la piel, que puede solucionar únicamente el veterinario.

Alimentación: el perro no debe comer todo lo que comemos nosotros. Su sistema digestivo y sus necesidades nutricionales son distintos de los nuestros. Un exceso de grasa podría provocarle pancreatitis y llegar a matarlo. La grasa es muy difícil de digerir. También es altamente tóxico el chocolate.

Los peces
Atención diaria: los peces son animales que, al igual que nosotros, pueden sufrir enfermedades. Detectar una dolencia a tiempo puede salvar a estos silenciosos amigos. Tenemos que vigilar su estado de salud para poder tratarlos con las medicinas recomendadas. Como el pez no puede hablar con nosotros, nos advierte que se siente enfermo, mediante alteraciones en su cuerpo.

Buena digestión: los peces asimilan muy bien la comida. Convierten los alimentos en su propia sustancia mucho mejor que otros vertebrados. Necesitan gran cantidad de proteínas, ya que transforman una pequeña parte de lo que ingieren en tejido vivo. El alimento ha de tener proteínas al 45 % o 50 %.

Una casa distinta: por supuesto, el pez vive en un hábitat distinto del nuestro. Por lo tanto, debemos conocer perfectamente ese ambiente para que nuestra mascota ondulante viva bien. Hay que consultar con especialistas para construir una buena pecera y cuidar del buen estado del agua y de todos los objetos que conforman el parque acuático de nuestros amigos.

Las aves
Inteligentes y sociables: las aves nacieron para ser libres, pero el hombre aprendió a cazarlas para mantenerlas en una jaula. ¿Por qué? Simplemente porque son bellas. Los canaricultores están convencidos de que estos animalitos resultan inteligentes y sociables. Lo mismo se dice de los loros y de las catas.

Alimentación: con las aves debemos tomar muchas precauciones en cuanto a la alimentación. En ellas, la energía necesaria para el canto, el replume o el movimiento proviene de los hidratos de carbono, de las grasas y de las proteínas contenidas en los alimentos. Los hidratos de carbono se encuentran en todas las semillas. Los alimentos ricos en proteínas son: huevos, insectos, lombrices, soja, levadura de cerveza, derivados lácteos y otros. Las fuentes principales de grasas son el girasol, el maní y el sésamo, entre otras.

Mesa bien servida: para que un ave disfrute de su comida, es necesario atender cuestiones básicas, como la limpieza del plato donde recibe su alimento, así como del recipiente en el que bebe. Además, hay que lavar las frutas y verduras que se le proporcionen para eliminar restos de pesticidas o productos químicos.

 

Fuente LA GACETA ©

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »