Home / Noticias / La flora isleña, amenazada por las plantas foráneas

La flora isleña, amenazada por las plantas foráneas

Aunque el balance de gestión del Vivero de Flora Autóctona es muy positivo por lo que respecta a 2007, con un reparto entre la población insular de unas 20.000 plantas, un 20% más que en años anteriores, los expertos continúan demandando un control exhaustivo en puerto y aeropuerto para evitar la entrada de especies exóticas de otras latitudes.

Noticias de perrosAunque el balance de gestión del Vivero de Flora Autóctona es muy positivo por lo que respecta a 2007, con un reparto entre la población insular de unas 20.000 plantas, un 20% más que en años anteriores, los expertos continúan demandando un control exhaustivo en puerto y aeropuerto para evitar la entrada de especies exóticas de otras latitudes. Estas plantas, según los expertos, atentan contra el equilibrio de algunas especies de la flora autóctona tales como la palmera canaria, cuyo bagaje genético se está viendo amenazado por la proliferación de la conocida como palmera datilera, una especie de origen africano que pone en riesgo la identidad de la palmera canaria en La Palma.

Éste es sólo uno de los ejemplos dentro de la flora insular. Otras muchas especies de esta flora se ven amenazadas por especies introducidas, de origen africano o mexicano. Es el caso de la conocida como hierba negra, que ya forma parte del paisaje de la laurisilva palmera, o las piteras y tuneras, que invaden de forma indiscriminada zonas de medianías y el litoral de la Isla. Éstas y otras especies, entre las que también figuran el rabo de gato y los castañeros, que actualmente ya ocupan importantes superficies en zonas que eran "propiedad" de monte verde, proliferan en el medio natural palmero sin ningún tipo de control.

Aún así, el trabajo de concienciación y reparto de plantas autóctonas realizado desde el Vivero de Flora, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de La Palma, permite frenar en parte la proliferación de estas especies introducidas en el medio natural de la Isla.

Según los datos de este organismo, el número de solicitudes para la retirada de plantas del vivero alcanzó las 327 el año pasado, 10.867 plantas cedidas para uso privado, y 9.000 para uso público. Las más demandadas son el tagasaste y la falla, muy usadas por el sector agrícola y ganadero como plantas forrajeras y cortavientos mientras que otras plantas ornamentales como las palmeras, los dragos, e incluso los pinos, también ocupan un lugar relevante por el número de demandas.

Por otro lado, el Centro de Rehabilitación de Fauna Silvestre atendió el pasado año 172 animales, fundamentalmente búhos, cernícalos, pardelas cenicientas y tortugas marinas. Las palomas, las grajas, y especies migratorias como garzas o cigüeñas, completan las especies atendidas en la instalación.

 

Fuente www.laopinion.es 

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »