Home / Artículos / Higiene de las almohadillas plantares de las mascotas

Higiene de las almohadillas plantares de las mascotas

Los perros y los gatos tienen en sus patitas unas almohadillas que los ayudan a moverse con más seguridad en la naturaleza. Aquí tienes algunos consejos para la higiene de esas zonas.

Una de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de realizar la higiene  de tu mascota es que sus piecitos, por fuertes que parezcan tienen sus debilidades y necesitan una atención especial.

Los perros y los gatos no se parecen casi en nada pero hay una cosa en la que sí, y se diferencian mucho de nosotros, ellos pueden caminar descalzos sobre terrenos llenos de espinas, rocas, elementos cortantes, láminas de hielo. Para eso sus piecitos tienen un diseño muy especial, contienen unas almohadillas plantares, las cuales le fueron dadas por la naturaleza para realizar este tipo de actividades con la mayor seguridad posible.

 

 

Las almohadillas plantares de perros y gatos

 

 

Las almohadillas plantares son muy ásperas y gruesas y tienen la particularidad de funcionar como una especie de resorte, haciendo que los animalitos puedan ir saltando de piedra en piedra sin problemas; las almohadillas amortiguan las caídas. Además otra de sus funciones es distribuir equitativamente el peso del cuerpo sobre los patitas.
De todas formas, las almohadillas no son incorrompibles, pueden sufrir cortes, desgarres y fuertes quemaduras. Además, la planta de la pata es muy sensible, así que cualquier lastimadura puede ser para el animal sumamente dolorosa..

Parte de la higiene de tu mascota exige que diariamente observes cómo tiene sus patitas y veas si las almohadillas han sufrido algún corte en las salidas  de ese día. Si ves que tu mascota está coja o mueve la pata de un modo extraño, no esperes más y échale un vistazo.

Si encuentras un enrojecimiento, sangre o cualquier cosa que veas que es lo que le molesta, atiéndela. La mejor manera de descubrir estos problemas es presionando con suavidad las carnosidades alrededor de las garras y ver la reacción de tu mascota; si le molesta o le duele se opondrá a que sigas inspeccionando e incluso se quejará.
A veces la razón es sencilla, simplemente que corriendo por el césped se ha clavado una espina y le molesta, entonces, puedes cojer una pinza, retirar la espina suavemente y adiós problema.

Puede haber muchas y variadas causas así que lo importante es que no dejes de buscar hasta encontrar lo que afecta  el bienestar de tu mascota.

Como te decía es importante revisar periódicamente las patitas de tu mascota, aún si no has visto que cojeara o demostrara algún problema, de esta manera te evitarás que los problemas se agraven, detectando a tiempo cualquier cuerpo extraño que pudiera haberse incrustado en esa zona. De esta forma, también, ayudarás a que tu mascota tenga las almohadillas plantares sanas y limpias y pueda disfrutar más de los paseos.

 

 

 La higiene de las almohadillas es importante

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »