Home / Noticias / Hábitats críticos del reino animal

Hábitats críticos del reino animal

Aunque el litoral marítimo argentino es muy extenso, sólo unos pocos sitios son adecuados para que miles de aves y mamíferos puedan reproducirse o simplemente ampararse en las costas. Muchos de esos hábitats están resguardados en 27 áreas protegidas, pero otros, como el Sector Antártico Argentino, todavía esperan contar con reservas naturales.

Noticias de animalesAunque el litoral marítimo argentino es muy extenso, sólo unos pocos sitios son adecuados para que miles de aves y mamíferos puedan reproducirse o simplemente ampararse en las costas. Muchos de esos hábitats están resguardados en 27 áreas protegidas, pero otros, como el Sector Antártico Argentino, todavía esperan contar con reservas naturales. Por ejemplo:

 

La tonina overa: Uno de los delfines más hermosos del mundo. Parece una orca en miniatura (1,5 metros y 50 kilos), nada sola o en grupos pequeños. Se la suele observar en el Estrecho de Magallanes y las rías de Santa Cruz, Río Gallegos, Puerto Deseado y Bahía San Julián.

 

El pingüino rey: Es el más grande del mundo (75 centímetros), junto con el Emperador. Aunque es casi un símbolo de la Antártida, habita en el Atlántico Sur y principalmente en las islas Malvinas y Georgias, donde tiene importantes colonias de nidificación.

 

El lobo marino de un pelo: Los machos tienen una melena que los hace inconfundibles. Fue muy perseguido por su grasa y cuero a principios del siglo XX. Hoy sólo quedan unos 65 mil. Algunas de sus colonias no se han recuperado y continúan disminuyendo, aunque hay una en crecimiento en el Puerto de Mar del Plata, la que fue protegida a instancia de la Fundación Fauna Argentina.

 

La orca: Es uno de los cetáceos más espectaculares y grandes, mide entre unos 6 a 9 metros aproximadamente y pesa unos 7 mil kilos. Su aleta dorsal puede alcanzar hasta dos metros de longitud. Es un mamífero frecuente en oceanarios del mundo, donde esa aleta pierde rectitud, como síntoma negativo del cautiverio. Vive unos 80 años en estado silvestre y menos del 10 por ciento cuando está cautivo.

 

El elefante marino del sur: Es enorme. Repta sin utilizar sus aletas. El macho tiene una nariz desproporcionada que recuerda la trompa de un elefante. Se reproduce en islas subantárticas y antárticas, pero también hay una colonia cada vez más numerosa en Península Valdés. Fue muy cazado desde el siglo XVII para extraer aceite de su grasa. Hoy está protegido y se estima que existen entre 500 y 700 mil ejemplares en todo el mundo.

 

El delfín oscuro: Es un cetáceo pequeño con un atractivo diseño en blanco y gris oscuro. Se lo observa en grupos numerosos, de hasta 300 ejemplares, desde la costa bonaerense hasta Tierra del Fuego. Da espectaculares saltos y no es raro que acompañe a las embarcaciones.

 

La ballena franca: Es la ballena más emblemática del país. Mide unos 15 metros y pesa cerca de 55 mil kilos. Anualmente más de 60 mil turistas visitan Península Valdés solo para verla. Allí hay una población de unos 450 ejemplares (25 por ciento de la población mundial). Durante el siglo XIX Y XX fue muy perseguida. Hoy está protegida totalmente y es “Monumento Natural de la Nación”. Da saltos sorprendentes y mantiene su cola fuera del agua.

 

El lobo marino de dos pelos: Más pequeño y escaso que el de un pelo, pero más ágil. Se estima su población actual en poco más de 12 mil ejemplares. Las colonias más importantes están en la provincia de Chubut (Isla Rasa e Isla Escondida, donde se reproduce), además de las ya conocidas en Santa Cruz, Cabo Blanco, Isla de los Estados y Malvinas.

 

Fuente http://www.agencianova.com

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »