Home / Noticias / El trabajo con perros adiestrados reduce el riesgo coronario

El trabajo con perros adiestrados reduce el riesgo coronario

Tres prisiones, un centro de rehabilitación de drogodependencias y un hospital psiquiátrico realizan en Galicia terapia con animales de la mano de la fundación catalana Affinity. La terapeuta Maribel Vila compartió en el psiquiátrico Cabaleiro Goás, de Ourense, la experiencia que tiene como protagonistas a Menta y Curro , dos perros labradores de 10 y 6 meses.

noticias perrosTres prisiones, un centro de rehabilitación de drogodependencias y un hospital psiquiátrico realizan en Galicia terapia con animales de la mano de la fundación catalana Affinity. La terapeuta Maribel Vila compartió en el psiquiátrico Cabaleiro Goás, de Ourense, la experiencia que tiene como protagonistas a Menta y Curro , dos perros labradores de 10 y 6 meses.

«Es un tema que parece muy novedoso pero se lleva practicando en muchos países desde hace muchos años. La primera experiencia fue en un asilo de York (Gran Bretaña) en 1792; luego, de manera oficial se empezó en 1953 en EE.?UU., y en España los primeros programas fueron en 1993 con la fundación Affinity», explica.

-¿De qué nos puede curar un perro?

-El perro no cura nada, pero, para empezar, es un gran facilitador social. Luego, permite mejorar la autoestima y el autocontrol, favorece sentimientos de afecto, evita la soledad y, dependiendo del colectivo, permite trabajar también la empatía, la disciplina, la responsabilidad, el aumento de comunicación… Hay muchos estudios que demuestran que el trabajo con perros adiestrados reduce la medicación, el riesgo de enfermedades coronarias, la hipertensión…

-¿También la hipertensión?

-¿Por qué? Porque acariciar a un animal reduce la ansiedad, es un beneficio directo. El animal sirve para potenciar o trabajar hábitos y estados emocionales. Un animal nos da confianza, no nos sentimos juzgados; con presos funciona muy bien porque un perro no sabe si la persona ha matado o robado, tiene la misma alegría de ver a un interno que a otro. ¡Imagínate a nivel de aceptación lo que puede transmitir un perro! En niños con parálisis cerebral produce una relajación importante, que es clave para su tensión muscular. En Estados Unidos se trabaja mucho con enfermos terminales y de cáncer, en los tratamientos de quimioterapia, para rebajar el estrés; aquí se empieza en salud mental y en autismo.

-En Tomiño hay una experiencia con drogodependientes.

-Sí, en el centro Alborada; el director me ha dicho que es espectacular cómo han acogido el programa chavales a los que no les motiva nada y también que la terapia los ayuda a soportar la abstinencia.

-Y con los enfermos psiquiátricos, ¿cuál es la valoración en Ourense?

-Para empezar, el Cabaleiro Goás es un centro muy antiguo y los animales han dado un tono más distendido; solo con eso ya han hecho un trabajo. Además, han empezado a participar en reuniones de grupo, están allí, oyen, son un elemento relajante. La idea es que pronto empiecen a trabajar más activamente porque aún son jóvenes y llevan poco tiempo en el hospital.

-Affinity hace también terapia con gatos.

-Es otro enfoque; por el tamaño se puede manejar muy bien en el regazo, por eso funciona muy bien para gente mayor. Es más complicado trabajar el tema de órdenes y habilidades, pero a nivel afectivo el gato funciona igual. Y aunque nosotros no lo hacemos, también se trabaja con burros, tortugas, cabras, peces, cerdos vietnamitas…, hay muchas escuelas granja trabajando así. Que en las consultas de dentistas suela haber una pecera no es gratuito porque los peces tienen un efecto relajante. En muchos centros geriátricos tienen periquitos: alegran la vista, introducen un elemento vivo en un lugar envejecido y hay que cuidarlos, lo que da un motivo para levantarse cada mañana.

 

Fuente http://www.lavozdegalicia.es

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »