Home / Noticias / El cambio climático trae visitantes indeseablesVerde, que te quiero verde, ansía el andaluz

El cambio climático trae visitantes indeseablesVerde, que te quiero verde, ansía el andaluz

A causa del incremento de la temperatura y exceso de luz nocturna, numerosas especies de plantas y animales exóticos se han adaptado y ganado terreno, compitiendo con las autóctonas

En perjuicio del necesario equilibrio ecológico y ambiental, ya son muchos los efectos dañinos que estamos generando a causa de las contaminaciones. Una de ellas, poco divulgada pero decisiva, es la contaminación lumínica de las ciudades, por la iluminación incesante de farolas, viviendas, escaparates y vehículos. Unida a la creciente subida de la temperatura están teniendo sorprendentes consecuencias.

Los efectos son evidentes, y no sólo repercuten en nuestros ritmos de vigilia y sueño, afectados por la exposición a la luz. Los árboles, que pierden las hojas a impulsos de las largas noches del otoño, en las ciudades permanecen más tiempo con follaje. Los pájaros silvestres y domésticos no cantan sólo al amanecer y durante el día, sino que ahora lo hacen a cualquier hora de la noche.

Algunas aves exóticas propias de regiones tropicales (periquitos, pinzones, cotorras… y los canarios), cuando se escapan de sus jaulas, aprovechando el incremento ambiental de luz y temperatura, sobreviviendo y reproduciéndose en parques y jardines.

La diversidad de especies animales y vegetales del lugar -lo que se denomina biodiversidad-, se está alterando gravemente por la llegada de nuevas especies ajenas al ecosistema natural establecido durante millones de años, poniendo en serio riesgo la continuidad del mismo. Se trata de especies vegetales y animales procedentes de regiones muy alejadas que se están estableciendo de forma avasalladora.

Según informa Fernando Ortega, jefe del Servicio de Conservación de la Flora y Fauna Silvestre de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta: "…en total, en Andalucía ya son 45 las especies exóticas invasoras que colonizan y están poniendo en serio riesgo los hábitats naturales, provocando pérdidas económicas además de ecológicas, medioambientales y paisajísticas. Que el clima, debido al creciente incremento térmico planetario se esté haciendo más cálido facilita que especies procedentes del Trópico y sus aledaños se asienten con éxito en Andalucía".

Entre los animales invasores, traídos en el agua de los lastres de los barcos, o introducidos directamente por el hombre, destacan el cangrejo chino; el voraz pez lucio, diezmador de los peces de los embalses; y los mejillones cebra, que están haciendo estragos ecológicos en el río Ebro y en los afluentes que han remontado.

Otra invasión de cuidado es la de tortugas de Florida, que se compran a los niños como mascotas y a veces se abandonan en cualquier humedal, donde se multiplican, perjudicando a los animales autóctonos. Entre los insectos destaca el escarabajo llamado picudo rojo que, como plaga al ser exótico y no tener aquí depredador alguno, está exterminando gran número de palmeras, al devorar el tierno y vital cogollo, dado que éstas no ramifican.

En cuanto a las especies vegetales: la lechuga de agua, que impide otras plantas acuáticas; la uña de león, colonizadora de cualquier terreno; y las semillas de árboles exóticos de parques y jardines, dispersadas por el viento, que dan lugar a árboles asilvestrados, en perjuicio de los autóctonos.

Las invasiones de especies de animales y plantas exóticas -introducidas intencionadamente o por negligencia-, son muy inquietantes por lo que suponen de desorden de la naturaleza y constituir un grave, y tal vez irreparable atentado ecológico.

Anónimo "La pirámide simboliza el progresivo deseo de trabajar menos cuando los trabajadores están mal pagados y peor tratados".

Pablo Ruíz Picasso "Cuando me dicen que soy demasiado viejo para hacer una cosa, procuro hacerla enseguida".

Julio Cerón "La verdad siempre resplandece al final, cuando ya se ha ido todo el mundo".

Atribuido al rey Alfonso X "El Sabio" "Si el Todopoderoso me hubiera consultado antes de embarcarse en la Creación, le habría recomendado algo más simple".

Octavio Paz "Yo sé que vivo entre dos paréntesis".

Jacinto Benavente "¡Bienaventurados sean nuestros imitadores, porque de ellos serán nuestros defectos!".

E. Burre "El miedo es el más ignorante, el más injusto y el más cruel de los mensajeros".

J. Balmes "Todos los perezosos son grandes proyectistas".

J. P. Donleavy "Cuando no tienes dinero, el problema es la comida. Cuando tienes dinero, es el sexo. Cuando tienes ambos, es la salud".

G. Debord "Los hombres se parecen más a su tiempo que a su padre".

André Maurois "Si conociéramos a los demás como a nosotros mismos, sus acciones más reprochables nos parecerían dignas de indulgencia".

Juan Ovitral "Pero, ¿existe la izquierda como algo más que pretexto político estimulador de la derecha?".

Leonardo da Vinci "Quien piensa poco se equivoca mucho".

La definición de superstición por parte de de la Real Academia Española es: "Creencia extraña a la fe religiosa y contraria a la razón. Fe desmedida o valoración excesiva respeto a una cosa". Como creo que es materia que interesará a los lectores, entre los demás temas iré exponiendo aquí las supersticiones más curiosas. He aquí algunas de ellas:

l Para conocer el sexo de un niño, se decía que bastaba anudar el anillo de boda a un hilo y mantenerlo sobre el vientre de la embarazada. Si oscila será niña y, si gira, niño.

l Cuando un perro, que supuestamente tenía rabia, mordía a alguien, se le mataba de inmediato, porque se creía que así la enfermedad desaparecía de la persona atacada. De ahí procede el conocido dicho popular de: "Muerto el perro, se acabó la rabia", para significar que desaparecida la causa de un problema se esfumará este.

l Se decía: "Encender tres cigarrillos con la misma cerilla trae mala suerte". El origen de esta superstición viene de la Guerra Civil Española. Parece ser que tres soldados encendieron sus cigarrillos con una sóla cerilla, y ésto permitió al enemigo detectar la llama con el primero, apuntar su arma con el segundo y disparar con el tercero, causándole la muerte.

l Los cruces de caminos, donde concluyen varias sendas, son desde la antigüedad objeto de leyendas, y están considerados como lugares mágicos. En los cruces de camino se enterraban los cuerpos de los ajusticiados y de los suicidas para que, por si el alma resucitara, se confundiera por los caminos y no volviera.

l Sobre el color rojo: Las ligas de color rojo protegían del reumatismo. Los trapos y las telas de lana roja, además del reumatismo curaban las fiebres y las viruelas. Para detener las hemorragias nasales había que ponerse una cinta roja atada al cuello. Las anginas se curaban con una bufanda de lana roja y la dentición de los bebés se produciría sin dolor con un hilo rojo de seda atado al cuello. En fín, toda una farmacopea a base de tejidos de color rojo, hoy día y siempre, con evidente inoperancia.

Los andaluces tenemos contradictorias conductas ancestrales en el tratamiento que le damos a la naturaleza en general y al reino vegetal en particular. Por un lado, la influencia árabe-bereber de admiración y respeto al oasis (las columnas de las mezquitas son bosques de palmeras estilizadas) en contraste con la desolación del entorno, fue trasladado al huerto, al jardín familiar y, para recreo familiar y vecinal, a patios, balcones y ventanas, estableciéndose un microambiente de macetas rebosantes de verdor y flores.

Otra influencia es la castellana, la que introdujo la Reconquista, influenciada por la táctica militar de ‘tierra quemada’ para impedir al enemigo musulmán que se emboscara en los arbolados. Además, sacrificando bosques para convertirlos en tierras de labor y pastos para el ganado.

Por otra parte, como las frecuentes sequías nos angustian siempre, y un campo verde alegra tanto, cuando llueve oportunamente se suele decir que "cae oro". El agua y el verdor que configuran el paraíso musulmán se recogieron en el verde, blanco y verde de nuestra bandera autonómica.

"Verde que te quiero verde…", escribió García Lorca, haciéndose eco de lo más auténtico del sentir andaluz.

 

Fuente http://www.europasur.es

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »