Home / Artículos / Alimentación correcta en el perro

Alimentación correcta en el perro

Una buena alimentación de nuestro animal nos va a ayudar a que éste se desarrolle y crezca hasta que alcance su edad adulta, sin ningún problema por la falta o el exceso de algún nutriente. De igual forma hará que llegue a su etapa senior de la mejor forma posible.
Los objetivos de una buena alimentación y nutrición son el de construir y mantener los tejidos del organismo, el de proporcionar energía y el de prevenir de posibles patologías y luchar contra el envejecimiento.

Una buena alimentación de nuestro animal nos va a ayudar a que éste se desarrolle y crezca hasta que alcance su edad adulta, sin ningún problema por la falta o el exceso de algún nutriente. De igual forma hará que llegue a su etapa senior de la mejor forma posible.

Los objetivos de una buena alimentación y nutrición son el de construir y mantener los tejidos del organismo, el de proporcionar energía y el de prevenir de posibles patologías y luchar contra el envejecimiento.

Cada uno de los nutrientes que componen la dieta tiene una función específica, y su falta o su exceso en la dieta puede ser causa de algún problema para su salud. Por lo tanto, tan importante es la composición cualitativa de la dieta, como su composición cuantitativa, ya que podemos administrar a nuestro animal una dieta en la que se incluyan todos los nutrientes necesarios, pero si alguno de ellos va en defecto o en exceso le podemos provocar alguna patología.

La alimentación del animal va a variar en su composición dependiendo de varios factores, como son:

  • El tamaño del perro: las necesidades nutricionales de un Chihuahua no son las mismas que las de un San Bernardo.
  • El estado fisiológico del animal: el crecimiento, la gestación y lactación, el envejecimiento y la actividad del animal.
  • El estado de salud: si el animal padece alguna enfermedad o como prevención.

Lo que tiene que saber el propietario de un perro, es que el perro no es un ser humano, y por lo tanto, el perro no come lo mismo que come un humano. Sus dietas son distintas y la forma en que se distribuyen a lo largo del día son distintas. El perro no tiene que variar su dieta como lo hacemos los humanos. Ellos se guían por su olfato principalmente y por el gusto. En cambio para el hombre, lo primero que le atrae de un alimento es su aspecto, por esto hay alimentos que para el hombre le llaman la atención al verlos y al perro no, y a la inversa. Lo más importante de todo esto es que las necesidades nutricionales de un perro no son las mismas que las de los humanos. Por ello, el perro y el hombre no tienen la misma dieta.

En los próximos artículos iremos desarrollando todos los aspectos referentes a la alimentación, y así los propietarios de animales van a poder ver las diferencias nutricionales que existen entre su dieta y la de sus mascotas.

Responder

Tu dirección de correo no será publicada.Los campos requeridos están marcados *

*

Traducir »